lunes, 29 de diciembre de 2008

relato Nº 3, Concurso de relatos "pequeño formato"


Calladita estás más mona…cientos, miles de veces, y en estéreo, su madre por un lado y su tía al otro. Toda su infancia oyendo esa frase, cada vez que su hermano la incordiaba, cada vez que pedía que la llevaran con la abuela, cada vez que protestaba por la incomodidad de la ropa que debía llevar. Más mona. Era lo máximo, lo único, de hecho, a lo que podía aspirar, ser mona. Pero callada, discreta, servicial.

En la adolescencia, empezaron las tímidas protestas. Papá, dejadme volver algo más tarde, quiero esa minifalda, mi amiga ya tiene tocadiscos y yo aún no…Niña, calla, que tu padre tiene muchas preocupaciones, no está para esas tonterías.

Su amigo barbudo de la facultad le abrió los ojos a la lucha de clases, la emancipación femenina (por la cuenta que a él le traía), la opresión capitalista y la alienación de la cultura burguesa. Muchas asambleas, muchas tardes en el partido, él arengando, ella escuchándole en silencio, arrobada. Y le leía reiteradamente un poema…Me gusta cuando callas porque estás como ausente…

Cuando finalmente acabó Derecho, su padre le colocó, sin que ella pudiera decir nada, en un bufete de un amigo, donde conoció al que sería su marido. Hombre brillante y hábil conversador, bueno, mejor locuaz hablador, porque lo que era escuchar…

Vinieron los dos hijos varones, y la tercera, aunque ella hubiera preferido sólo uno, pero se lo calló. Era una familia próspera, los negocios iban bien, los niños a los mejores colegios, tenían casa en la montaña y en el mar. También una activa vida social. Ella lo organizaba todo, esas reuniones y fiestas favorecían en mucho los contactos y clientes del marido, gente de alto nivel. Pero con la que mejor no hablar mucho, no sea que digas algo inconveniente, le recordaba él.

Cállate, por favor, no se te ocurra decirle nada a tu marido, no seas tonta, acaso crees que él te lo cuenta a ti, le aconsejó fervientemente su amiga cuándo se enteró de que ella tenia un lío con su profesor de equitación. Ni pensarlo, podrías perder mucho, calladita estás más mona (regresión a la infancia, a los 55 años).

Una tarde de agosto su marido debía concertar a las seis de la tarde un partido de padel con un buen cliente. Pero la pista estaba ocupada, y lo adelantaron a las tres. A 40º, a la media hora, el brillante empresario cayó fulminado. Cuándo ella se enteró, no supo que decir. Lloró en silencio.

Era una tarde de setiembre, empezaba a refrescar a media tarde. Ella organizó en la casa frente al mar la ceremonia de lanzamiento de las cenizas de su marido, con todos los amigos y familiares. Un acto precioso, con flores por todas partes, los invitados en sillas cubiertas de tules y lazos, y ella, sin palabras, lanzando las cenizas por el acantilado, rodeada de sus hijos.

Le costó que marcharan todos, sus hijos insistían en quedarse, ella en que regresaran a sus casas. Les prometió tomarse unas pastillas e irse a dormir pronto. En vez de eso, se sentó en el porche de la casa que daba al mar. Estuvo sentada, silenciosa e inmóvil, durante dos horas. Mirando y escuchando el oleaje.

Cuando pasaron exactamente 120 minutos, su boca se abrió, sin sonido primero, pero repentinamente, sin contención, sacó de dentro un grito desmesurado, poderoso, enorme. Y, finalmente, sonrió.




Fotografía; M.S. Nº3 pfp

sábado, 20 de diciembre de 2008

FELIZ NAVIDAD, FELIZ AÑO, A TODOS, AMIG@S


"Comenzaré por decir, sobre los días y años de mi infancia, que mi único personaje inolvidable fue la lluvia. La gran lluvia austral que cae como una catarata del Polo, desde los cielos del Cabo de Hornos hasta la frontera. En esta frontera, o Far West de mi patria, nací a la vida, a la tierra, a la poesía y a la lluvia.
Por mucho que he caminado me parece que se ha perdido ese arte de llover que se ejercía como un poder terrible y sutil en mi Araucanía natal. Llovía meses enteros, años enteros. La lluvia caía en hilos como largas agujas de vidrio que se rompían en los techos, o llegaban en olas transparentes contra las ventanas, y cada casa era una nave que difícilmente llegaba a puerto en aquel océano de invierno.
Esta lluvia fría del sur de América no tiene las rachas impulsivas de la lluvia caliente que cae como un látigo y pasa dejando un cielo azul. Por el contrario, la lluvia austral tiene paciencia y continúa, sin término cayendo desde el cielo gris.
Frente a mi casa, la calle se convirtió en un inmenso mar de lodo. A través de la lluvia veo por la ventana que una carreta se ha empantanado en medio de la calle. Un campesino, con manta de castilla negra, hostiga a los bueyes que no pueden más entre la lluvia y el barro.
Por las veredas, pisando en una piedra y en otra, contra frío y lluvia, andábamos hacia el colegio. Los paraguas se los llevaba el viento. Los impermeables eran caros, los guantes no me gustaban y los zapatos se empapaban. Siempre recordaré los calcetines mojados junto al brasero y muchos zapatos echando vapor, como pequeñas locomotoras. Luego venían las inundaciones, que se llevaban las poblaciones donde vivía la gente más pobre, junto al río. También la tierra se sacudía, temblorosa. Otras veces, en la cordillera asomaba un penacho de luz terrible: el volcán LLaima despertaba".

INFANCIA Y POESÍA
Confieso que he vivido
Pablo Neruda



Fotografía: Cielo con arco iris en la América Austral

viernes, 19 de diciembre de 2008

relato Nº 2, Concurso de relatos "pequeño formato"



Al doblar la primera esquina de aquella calle lúgubre y solitaria, con una mano doliente repasó la pared mugrienta en la que se apoyó para encontrar un descanso. Estaba exhausta y tenía frío. Se envolvió en la toquilla oscura de lana áspera hasta los ojos y, por encima de la cabeza, hasta las cejas. Sus ojos brillaban como brillan los de un gato nocturno y silencioso. Tenía que hacerlo ya, aquella misma noche: era justo para salvar su vida de tanta mediocridad, tanta miseria contenida, tanta vulgaridad, tanta zafiedad… No sabía qué palabras buscar que alimentaran más su resentimiento hacia ellos que la habían hecho tan vulnerable y digna de mofa para todos y para siempre; ¿por qué?

Inició de nuevo su paso vacilante hacia la casa de donde ella salió siendo una recién nacida a la juventud… Allí estaba. Tres peldaños la separaban de la puerta de entrada y en el lugar quedó silenciosamente unida a la quietud de la noche, iluminado su rostro por la escasa luz que, de una de las ventanas le llegaba. Subió con esfuerzo y su mano se cerró sobre la aldaba, la golpeó sobre la madera oscura, resonó lúgubre como sentía los latidos de su corazón y esperó. No tardó demasiado en abrirse aquella puerta origen de su vida y desventura. Alguien la hizo entrar y, cuando llegó al lugar ofrecido ya dentro de la casa, miró abiertamente al hombre que le abría los brazos… su aspecto era fantasmal, su figura envejecida prematuramente, sus ojos penetrantes y ojerosos, su tez grisácea, su actitud de ternura cierta… Se abrazó a él y, dentro del cálido círculo que la envolvía, musitó: “padre…” El hombre hundió la cabeza en su hombro y lloró como un niño.
Cuando se calmaron las emociones, ambos se miraron a los ojos y se acariciaron el rostro uno al otro. “Ven, estaremos mejor junto al fuego” y la llevó con delicadeza frente a la chimenea donde la llama prendida en unos troncos de madera recién colocados para caldear la estancia, le devolvió el aliento. Aquel lugar, aquella sala, la mesa llena de papeles sin orden, los libros bailando en sus estanterías por el balanceo de la luz del fuego que oscilaba al paso de ellos dos, instalándose en sus asientos, como preparados ya para el encuentro. “¿Cómo estás querida mía?” Susurró el hombre sin dejar de sostener y aliviar su mano del frío y de la soledad. Ella no respondió; una triste sonrisa se dibujó en sus hermosos labios de mujer joven aun. “Lo siento niña mía, fue tan breve todo, pero algún día resurgirás… Los malos tiempos pasarán, esto es una locura…” Ella volvió a sonreír con amargura, pero permaneció en silencio. Pasados unos instantes que parecieron siglos, el hombre tierno y maduro que la acogía, con el corazón atenazado por una extraña incertidumbre que le ahogaba dijo, casi por desvanecer la tensión de la escena: “Va a venir esta tarde, dijo que vendría a visitarme, me aprecia mucho y le estoy agradecido, muy agradecido a pesar de todo”. La mujer joven enarcó las cejas como haciendo una pregunta a algo absurdo e improcedente… “Sí, continuó, a pesar de todo. Es tan difícil la situación y se comprende que…” Alguien, fuera de la casa, se hacía presente por la energía que irradiaba de una extraña personalidad y porque también utilizó la aldaba para dar constancia audible de que estaba allí, frente a la puerta. El hombre de la casa, con un cortés movimiento dejó la mano de la mujer sobre el brazo de su sillón y fue a abrir. Se oyeron palabras entrecruzadas, sonido de abrazos de hombres con sus entrañables palmadas de buenos amigos. Otro momento de silencio antes de aparecer juntos en el umbral de la puerta de la sala, y el recién llegado, con más años sobre sí que el primero y la mirada asustada sin poderlo remediar se fijó en la débil silueta de la mujer que parecía reposar quieta, silenciosamente esperando. Había un tercer asiento frente a los dos primeros como si un presentimiento previo hubiera dispuesto la escena para su mejor ejecución.
Los tres juntos al fin. De uno al otro y entrecruzándose, las emociones se acariciaban y se agredían en un desconcierto al que la joven mujer puso punto final y rompió su silencio…
Y entonces habló, habló sin respiro, atropellándose en las palabras como si en un solo minuto tuviera que vomitar toda su vida sobre la alfombra roja que pisaban sus pies… Miró al primer hombre y le dijo: “Padre ¿por qué?.¿por qué me hiciste así? ¿por qué me deparaste un destino tan vulgar y fui la mujer que no quería ser? Porque yo ¿sabes? quería ser una princesa rusa, enamorada hasta la locura de un hombre imaginado a través de mis sueños y mis anhelos … yo quería crear también el único amor que no se marchita, el que no sufre la degradación de lo consumado y se alienta con la ilusión de lo que puede llegar a ser… yo sólo quería crear mi libertad y mis propias virtudes, mi propios errores, mis pecados, mis miedos y mis osadías… ¿Por qué me elegiste como una parlanchina para diversión y regocijo de mentes estructuradas e incapaces de descubrir el caudal de sabiduría y amor que posee una mujer? ¿Tu crees, padre, que alguien se detuvo un momento para pensar lo que yo sufría porque mi vida no estaba de acuerdo con mis más íntimos deseos?. ¿Tu crees que yo era feliz con el egoísta y burlador del marido que me diste en suerte? ¿Crees de verdad que merecía ser tan interesada y vulgar? ¿Por qué no me hiciste de otra manera, más elegante, más mujer?

Al final de la disertación las lágrimas descendían por su rostro como la lluvia mansa se desliza sobre la campiña invernal en que se transforma un alma doliente, lamiendo su corazón deshecho como un perro lame las heridas de un mendigo macilento.
El hombre que la abrazó al llegar, lo volvió a hacer ahora y después fue él quien se quedó en silencio.
Al instante, desprendida del abrazo que la conmovía, se volvió con una energía nueva, de fiera liberada hacia el visitante y no había suficiente aire para decirle con aquellos ojos deslumbrantes de gato nocturno y maullante: “No quiero hablar de tu vida aquí porque no te lo mereces. Mi padre te está agradecido porque aceptaste ser mi tutor y padrino. Sobre los pentagramas me fuiste dibujando para una vida que yo no quería y que fue rechazada por mi origen y por el de él. Creías redimirte con este gesto pero lo dudo. Recuerda el resultado. Yo no fracasé a pesar de odiarme a mi misma por haber aceptado mi creación… Pude haberme suicidado atenazando la mano que me diseñaba palabra a palabra, pero no lo hice porque ni los perros muerden la mano de quien les sustenta la vida, y es que así, poco a poco, sobre el papel, no me daba cuenta de lo que iba a ser… Y tus partituras tan excelsas en otros tiempos, ¿cómo dieron en sucederse con la mediocridad con la cual me dejaste vestida, como testamento de mi existencia? No sabrás nunca cuántas lágrimas derramé cuando me dejasteis. Me quedé huérfana mientras mis hermanastras triunfaban llevadas de tu mano de maestro y de tu cariño recién estrenado cuando todo pasó… ¡!¿Por qué me abandonaste?!!

El, pausadamente, la miró con el corazón turbado por la disyuntiva creada entre la ternura y la aceptación para decirle: “!Me hiciste tanta ilusión!, fuiste el arma de mi combate, el antifaz con que ocultar mi cobardía, la esperanza de una resurrección en los valores del Arte, de la Música, el antídoto de un veneno que amenazaba con devastar lo más hermoso que el hombre puede dejar tras él, a la Humanidad. Y mi egoísmo por preservar mi orgullo de artista de tanta amenaza, creó la música que te ha acompañado y que te acompañará siempre… Has sido desgraciada, hoy lo se y me lamentaré eternamente de ello…; date cuenta querida: nos haces el juicio más severo que se puede hacer: de la criatura a su creador. Pero no te diré: “Si lo hubiera hecho distinto, no. Sacrificaré tu vida porque permanecerás para siempre aunque no lo entiendas… Mi penitencia, con el inmenso dolor que tus palabras me causan , ya la he cumplido.



Fotografía: M.S. Nº2, pfp

miércoles, 17 de diciembre de 2008

París



Asociaba París con un calor de chicharrina.

Estuvo una semana en agosto, más de veinte años hacía ya, sin apenas dinero, acampada en el Bois de Boulogne, pateando la ciudad de cabo a rabo, bebiendo agua de todas las fuentes, comiendo bocatas que improvisaba en la calle, bagets compradas en cualquier panadería y unas latas de atún que llevaba en la mochila. El último día lo celebró con un pollo asado que comió debajo de un árbol en los jardines de Luxemburgo, más tarde se quedó dormida en una siesta apacible y bochornosa de la que le despertó una tormenta de agua y truenos.

A la noche llegaba al camping hecha polvo, jurando en cananeo por los precios del metro, de una cerveza, o de un café, pero feliz y deslumbrada por la ciudad, por todos los museos, por las pinturas, la arquitectura y los monumentos con los que tantas veces había soñado…
Hace veinte años no había que pagar por entrar al Panthéon y visitar la tumba de Voltaire, aquello fue una gran experiencia, una gran emoción…como ir a ver a su abuelo al cementerio…
No era la primera vez que volvía a París, siempre viajes rápidos, por diferentes motivos. Esta vez el viaje era profesional y a última hora decidió prolongar un par de días la estancia y pasear tranquila por la ciudad... como entonces...

Al salir del Hotel la noche de su llegada , le sorprendió el frío, un frío intenso, que no asociaba a sus recuerdos del París de su juventud, un frío de hielo que junto a una noche despejada, iluminada de luna llena, le mostró una ciudad fría, distinta y distante, una arquitectura monumental, glacial, lavada y lustrada que ya no mostraba las huellas ni la suciedad del pasado… lugares asépticos, donde se esmeraban las brigadas de mantenimiento de la ciudad.
Por la mañana, de tan luminosa se veía caer el hielo, despacio, desde el cielo azul. Encasquetada con un gorro hasta las cejas, y una bufanda hasta los ojos, bajó a buen paso por el Boulevard Saint Michel, rodeó la Sorbonne, se paró en los escaparates de varias librerías y entró en una tienda de ropa, compró un jersey grueso y finalmente llegó al Panthéon, pagó 7,50 euros y entró sin apenas hacer cola. Le costó reconocer el interior de tan limpio y reluciente. Bajó a la cripta, se cercioró que Voltaire seguía en su sitio, le saludó interiormente y salió de nuevo a la calle… a pesar del sol de media mañana, seguía haciendo un frío intenso. Entró en un café, sus problemas ahora, no eran los precios…



Fotografía: pfp. Leyenda en la tumba de Voltaire. Panthéon de Paris.

lunes, 15 de diciembre de 2008

relato Nº 1, Concurso de relatos "pequeño formato"



SILENCIOS DE MUJER


¡La virgen santísima: Qué cantidad de gente! Seguro que los trenes andan con retraso otra vez, justamente hoy que había prometido a la señora María que haría todo lo posible por ir un poco antes para no dejar sola a su madre y que ella se fuera a primera hora a la peluquería …

No viene, no, el tren y, encima, imagínate cómo va a llegar: ¡a tope!… ¡Andaaa!, y con las prisas de esta mañana no he sacado el pollo para cenar del congelador. Tendré que comprar uno esta tarde cuando lleve de paseo a la señora Lourdes. Pasaremos por las cocheras para ir al parque, hoy. El del congelador lo dejaré para el domingo…

¡Casi menos cuarto, y el dichoso tren sin llegar! No sé si habrán dicho algo por megafonía… Calla, calla, ahora que lo pienso: ¡Qué vas a comprar pollo si se me ha acabado el bono-transporte y en el monedero sólo llevo los nueve euros del cambio de ayer en la droguería! ¡Si es que tengo la cabeza a componer!… La señora Nuria me trae loca, pero ¿qué voy hacer yo si el niño me vomita el desayuno…?, ¿llevarlo al colegio tal cual?… Me preocupa: no sé si es la comida de la escuela o las chuches que deben comer todo el día con los amigos, pero entre los mocos del resfriado que arrastra hace días y que no tiene hambre, se le hacen unas bolas que no hay manera de que trague… Sí, pero mira la señora Nuria: Ella mucho quejarse de que he llegado veinte minutos tarde pero que, si no me importaba, que me pagaba mañana, que no le había dado tiempo de ir al cajero… Y yo con sólo nueve euros encima y sin poder comprar el pollo…¡Y el tren sin venir!…

Si mi hermana estuviera aquí le hubiera dicho que en un momento me llevara el niño al pediatra. Estábamos justitos cuando ella vivía en casa, pero para estas cosas mira que me iba bien, porque la pobre Sandra bastante favor me hace de cogerlo cuando va a buscar a sus hijos y quedárselo en su casa hasta que no llega Félix a recogerlo al volver del trabajo, pero por un resfriado no le voy a pedir además… ¡Calla, que ya viene el tren! ¡Gracias, dios mío!

Hoy no me podré sentar, no, ¡ni pensarlo!… ¡Buaf! ¡Cómo viene de lleno! ¡Y con el dolor de pies que tengo!…

A ver si hay suerte y se levanta alguien cuando paremos en la próxima… Mañana, jueves, a casa de la señora Rosa, y supongo que querrá que le haga a fondo las dos terrazas… ¡Calla, tú!, que estos dos parece que se levantan… Pues sí; mira qué bien. Sentada, hasta final tendré tiempo de comer y así no lo tendré que hacer en la estación al llegar…Estoy sufriendo por la señora María, que justamente confiaba en que hoy le llegara un poco antes, y es que es la única que tiene algún detalle de vez en cuando conmigo, y para una vez que me pide algo…

¡Vaya! ¡Menuda mirada que me ha clavado el tipo este! Parece que no le hace gracia que haya sacado el táper… ¡Bah!… Aún llegaré a tiempo, aún…

¡Bueeeno!, pero, ¿se puede saber por qué me abanica con el periódico el tonto este?... Es arroz y pollo hervidos, y fríos no huelen… Deja, Marga; haz como si nada, como si no lo hubieras visto…

-Por si no lo sabía, señora, en este país no comemos en los trenes. ¡A ver cuándo se darán cuenta usted y los suyos de que ya no viven en la selva, sino entre personas!

Calla, Marga, calla… No te busques un lío… Ya comerás en el banco de la estación cuando llegues.
Fotografía: M.S. Nº1, pfp

viernes, 12 de diciembre de 2008

Pandora y su caja



El pintor inglés Rossetti, realizó esta obra en 1869, dándole el rostro de Jane Morris, de quien estaba enamorado locamente en aquella época, sobresale en esta Pandora, sus anchos y poderosos hombros y también su abundante cabellera.Rossetti tiene una fijación casi obsesiva por la imagen femenina, una imagen ajena al contexto típico de la cultura victoriana en el que vivía. Representa sobretodo en su última periodo a diosas y heroínas fatales y dolorosas, de bocas sensuales y miradas graves. Interpretaciones de un oscuro drama erótico que siempre acompañó al artista en su continua búsqueda de musas, modelos y amantes. ¡una vida de pasiones y apasionante¡

Pandora, primera mujer de la mitología clásica equivalente a Eva en el cristianismo. Zeus ordenó se creación para vengarse de los hombres.


Eva y Pandora tienen en común la curiosidad, Eva probó la manzana del árbol prohibido y Pandora quiso saber que había en el interior de la caja que le habían entregado. Las dos traerán irremediablemente el infortunio y la desgracia a los hombres.



Pandora, es símbolo de la tentación perversa a la que son expuestos los humanos, criaturas de Prometeo, rebelde contra el tirano orden divino.



Fotografía: Obra de Dante Gabriel Rossetti.

jueves, 11 de diciembre de 2008

Medusa, belleza atroz

Caravaggio pintó este cuadro en un lienzo montado sobre un escudo convexo de madera de álamo y se expuso en la armería del gran duque Fernando de Medicis entre armaduras de caballeros.


En la literatura clásica, Medusa la Gorgona de cabellos de serpientes, fué originariamente una hermosa sacerdotisa del Templo de Atenea, violada por Poseidón el Señor del Mar. A consecuencia de este hecho, fué castigada por la diosa que transformó su hermosa cabellera en un nido de serpientes y su bello rostro en una máscara con un poder terrible en la mirada que convertía a cualquier ser viviente que la mirara a los ojos en estatua de piedra.


Murió finalmente a manos del héroe griego Perseo que la engañó, mostrandole su propio rostro reflejado en su brillante escudo.

Caravaggio nos muestra el preciso momento en que Medusa se ve a sí misma y con un grito de terror, presiente su destino fatal. La cabeza segada sobresale y proyecta sombras , la sangre cae como pequeñas estalactitas sobre la superficie del escudo.

Aunque el escudo es convexo, Caravaggio crea la ilusión de una superficie cóncava y dirige con fuerza la imagen hacia el espectador, de manera que la Gorgona parece mirarnos con odio y desprecio, hasta puede sentirse su horror y el poder de su hipnosis.



Gian Battista Murtola quizá poco despues de contemplar el cuadro escribió:



¿Es esta Medusa, la de cabellos venenosos
con miles de sierpes?
Así es; ¿no ves acaso como mueve los ojos, como
los pone en blanco?
Huye, huye de su cólera, de su desdén,
pues si te alcanza su mirada,
te convertirá en piedra también.


Fotografía: Medusa, obra de Caravaggio

martes, 9 de diciembre de 2008

el enigma, también tiene nombre de mujer



Dicen que la sensualidad de la mujer reside en su enigma y el enigma de la historia de la mitología en la Esfinge.
Monstruo con cuerpo de león, pecho y rostro de mujer, alas de ave rapaz, el rostro pálido, la boca llena de veneno, ojos como brasas encendidas y las alas siempre manchadas de sangre.
Desde Africa, Egipto ó Etiopía llego y se instaló en los montes de Tebas y desde allí se dedicó a asolar la campiña tebana destruyendo las siembras y matando a todos los que no fueran capaces de resolver sus enigmas, hasta que llegó Edipo...

A partir de la observación de su amplia iconografía deducen los eruditos que ésta es un íncubo femenino que mata abrazando y sofocando, lo que viene confirmado en parte por la misma etimología de la palabra que significa "la que aprieta","la que oprime", "la que ahoga"...


Frente a la puerta había una esfinge, un ser híbrido de horrores y placeres, cuerpo y garras de león, mujer por su cabeza y sus senos.
¡una hermosa mujer¡ Su sabia mirada hablaba de salvajes placeres; los mudos labios se curvan en sonrisa de sosegada confianza.
(...) y por fin, voluptuosamente, me abrazó destrozando mi pobre cuerpo con sus leoninas garras.
¡Dulce tormento y delicioso dolor¡ ¡Placer y sufrimiento inconmensurables¡. Al mismo tiempo que el beso de su boca me hacía dichoso, sus garras me desgarraban horriblemente.


Fragmento de un poema de Heinrich Heine.


Fotografía: La Esfinge obra de Francis Bacon.

sábado, 6 de diciembre de 2008

CONVOCATORIA , 2º CONCURSO DE RELATOS "pequeño formato"



Hace frío, viento, llueve, nieva... es Diciembre y luego viene Enero, con la cuesta, hay que pasear desde luego, aunque sea bajo un paraguas, pero conviene tener un pequeño proyecto que llevar a cabo cuando se llega a casa, una alternativa a pensar en la crisis, o en un novio/a que te ha dejado...

Pensar hoy por hoy es gratis y ¿porque no, pensar cuatro ideas que plasmar en un relato para "pequeño formato"?.

Esta vez, el título del relato será "LA MUJER SILENCIOSA". Título como mucho de vosotros sabéis de una ópera de Richard Strauss con libreto de Stefan Zweig a la que hago referencia en una de mis entradas concretamente la del día 12/7/08, (etiqueta Zweig Stefan)


Entremedias de mi serie de las hijas de LiLith, quisiera que me contarais una mujer, una hija de Lilith... o... no , pero lejana en las dimensiones de tiempo y espacio... o... no.... Espero un relato, un cuento, una noticia... pero con una mujer silenciosa...

El nivel de la "peña" como dice Javi Duque, es mucho nivel así que espero autenticas maravillas de todos ustedes/vosotros.


La convocatoria es internacional, abierta a todo el mundo y en el idioma autonomico que querais, ya me buscaré yo la vida para la traducción, este es un blog sin fronteras de idiomas ni de ideas...


El premio, lo he gestionado con Kundry, y será una invitación a comer o cenar en su "Comedor Kabanova" de Logroño http://www.kabanova.com/. Os aseguro que vale la pena por la comida y por la compañía de sus anfitriones Maras, y Kundry.


La fecha término de entrega de relatos,(mira por donde me voy a poner tierna), el 14 de Febrero, día de San Valentin , quiero decir el 14 de Febrero lo publicaré. ¿os parece?.


Como la otra vez, enviar los relatos a mi correo, yo lo publicaré, conforme vayan llegando y solo numerados , las votaciones seran si os parece también de la misma forma Si hay alguna idea o sugerencia, por favor: pfpinedoa@hotmail.com


Besos y gracias a todos Pilar

Pd: Maras y Kundry si los ganadores fuerais vosotros tirais con un "Pinedo" que ya iremos al Kabanova para cenar o comer con vosotros.



Fotografía: Obra de Richard Diebenkorn

viernes, 5 de diciembre de 2008

lagarta






Lagarta f. Hembra del lagarto. Nombre común aplicado a ciertos reptiles del gén. Lacerta, subclase lepidosaurios, o. escamosos. Adj. y s. fig. y fam. Mujer pícara, taimada. Entom. Insecto lepidóctero de la familia limantridos (Limantría dispar).






PD. Bellísima criatura de Dios

jueves, 4 de diciembre de 2008

Lilith



Fausto.- ¿qien es esa?
Mefistófeles.- Mirala bien. Es Lilith
Fausto.-¿quién?
Mefistófeles.- La primera mujer de Adan. Guárdate de su hermosa cabellera, la única gala que luce. Cuando ella atrapa a un joven no le suelta facilmente.

(GOETHE, Fausto)


Lilith diablesa de origen asirio-babilónico pasó posteriormente a tener una posición importante en la demonología hebraica, los rabinos la adoptaron haciéndola primera esposa de Adán culpabilizándola del mal que afligía a la humanidad desde su creación, dejando a Eva la "madre de todos los vivientes" (Gen, 3.20.) como ejemplo respetable para las jóvenes judías.

Lilith, insubordinada y rebelde abandonó a su esposo Adán y marchó del Paraíso pues a diferencia de Eva,(segunda esposa de Adán) no quiso renunciar a su igualdad con él y huyó del Edén para siempre. Marchó a vivir a la región del aire donde se unió al mayor de los demonios y engendró con él toda una estirpe de diablos.

Generalmente Lilith aparece representada con una larga cabellera y su cuerpo desnudo termina en forma de cola de serpiente. Espíritu maligno, atacaba a las parturientas y bebía la sangre de los recién nacidos. La muerte de los bebés simboliza la no creación, la esterilidad, junto con su semblante de seductora y devoradora de hombres a los que atacaba en el abandono del sueño.

En distintas fuentes se le llama Lilith la ramera, la perversa, la falsa incluso la "negra" que unido a sus rasgos de insubordinada, independiente y vampírica, antecede al perfil tanto visual como psicológico de la femme fatale del siglo XIX .

Fotografía: " Lilith " obra de Kenyon Cost, 1892


Pd: aunque la idea de esta serie se la debo a la Exposición de Rembrandt "Pintor de Historias" actualmente en el Museo del Prado, quiero hacer mención del libro "Las Hija de Lilith" de Erika Bornay, que recordé y rescaté hace tiempo olvidado en las estanterías.

miércoles, 3 de diciembre de 2008

Salomé

Flaubert relata así su danza;



Sus pies pasaban uno delante del otro al ritmo de la flauta y de un par de crótalos. Sus brazos arqueados llamaban a alguien que siempre huía. Le perseguía más ligera que una mariposa, como un Psiquis curiosa, como un alma vagabunda, pareciendo dispuesta a echarse a volar. Los fúnebres sones de las gingras reemplazaron los crótalos. El abatimiento había sucedido a la esperanza. Sus actitudes expresaban suspiros y toda su persona tal languidez que ya no se sabía si lloraba a un dios o se moría en su caricia. Con los párpados medio cerrados, torcía la cintura, balanceaba el vientre con ondulaciones de ola, hacía temblar sus dos senos y su rostro permanecía inmóvil y sus pies no se detenían. (...) Luego fueron los transportes del amor que quiere ser saciado. Bailó como las sacerdotisas de la India, como las nubias de las cataratas, como las bacantes de Lidia. Se volvía a todos los lados como una flor agitada por la tempestad. Los brillantes de sus orejas saltaban y la tela que colgaba por la espalda refulgia en tornasoles. De sus brazos, de sus pies y de sus vestidos brotaban invisibles chispas que inflamaban a los hombres. Cantó un arpa. La multitud la acogió con aclamaciones. Sin doblar las rodillas, separando las piernas, se arqueó tanto que la barbilla le rozó el suelo. Y los nómadas acostumbrados a la abstinencia, los soldados de Roma expertos en libertinajes, los avaros publicanos, los viejos sacerdotes agriados por las disputas, todos, dilatando las aletas de la nariz, palpitaban de deseo. (...)




Una vez terminada la danza Salomé se dirige hacia un Herodes que arde también en deseo



-Quiero que me des en una fuente la cabeza de Iaokanann




Fotografía: Obra de Franz von Stuck, Salomé (19o6)


lunes, 1 de diciembre de 2008

Dalila



Es esta una de las escenas más crueles y brutales de toda la pintura del Barroco. Forma parte de un grupo de cuadros monumentales, con figuras de tamaño natural que pintó Rembrandt a mediados de la decada de 1630 .
La imagen está inspirada en el episodio del Antiguo Testamento que narra la historia de Sansón y Dalila:


"Engañale con caricias y averigua de él, de dónde le viene tan gran fuerza y como le podremos sojuzgar para castigarle después de atado: que si lo consiguieses te daremos cada uno mil y cien siclos de plata". (Jueces 16: 5.I)


El cuadro describe el momento en que los filisteos sacan los ojos a Sansón después de que Dalila, tras dormirlo, hiciera que le cortaran las siete trenzas de su cabeza, privandole así de su extraordinaria fuerza.

Esta historia igual que la de Judit y Holofernes era interpretada como símbolo del poder de las mujeres.



Rembrandt aborda el tema con absoluta originalidad en la elección del momento que representa y el modo de escenificarlo.



Fotografía parcial ; Obra de Rembrandt "Sansón cegado por los filisteos" 1636



Exposición Rembrandt, Pintor de Historias. Museo Nacional del Prado.


domingo, 30 de noviembre de 2008

hijas de Lilith, Judit


En el interior de una oscura habitación una joven lujosamente vestida está siendo peinada por una sirvienta. Detrás de la anciana se observan encima de una mesa, joyas una copa dorada y un libro abierto.

La luz entra por la izquierda e ilumina intensamente a la joven dejando el resto de elementos compositivos en penumbra.


Acabada su plegaria al Dios de Israel, y dichas todas esas palabras, se levantó Judit del suelo, llamó a su sirvienta y, bajando a la casa donde pasaba los sábados y solemnidades, se quitó el sayal que vestía, se despojó de sus vestidos de viuda, se bañó toda, se ungió con perfumes exquisitos, se peinó, se puso diadema en el cabello y se vistió la ropa que llevaba cuando era feliz, en vida de su marido Manasés. Se calzó las sandalias, se puso los collares, brazaletes y anillos, sus pendientes y todas sus joyas, y realzó su hermosura cuanto pudo, con ánimo de seducir a todos los hombres que la vieran. (Judit 10, 2-4)




Fotografía parcial (y con un reflejo lateral izquierdo que no he podido evitar): Joven en su tocador (Judit) Rembrandt 1632/3?


Exposición Rembrandt Pintor de Historias. Museo Nacional del Prado

lunes, 17 de noviembre de 2008

Asthmatic Lion Sound Systema

Un mundo unido por el sound systema

Encuentro de mirada, alegrías y penas

Viajes con sabor a ébano,

Como Kapuscinski, Nueva York, Japón

Paris-Texas, Natassja Kinski

No hay fronteras

Que las que tú mente ponga

Cerebro de alta velocidad

Como Alí saltando a la comba

Escapa de la jaula con rugidos de rabia

Entra hasta la cocina, penetra en el área

Baila, desenfádate, monta una juerga

La diversión es el arma

Que abrirá las puertas

Micrófono abierto, canal multiserie

Entre surcos de vinilo buscando el oro

Cantamos libres, a corazón abierto

El león está alerta, siempre despierto

Con el amor y el odio; matemático
escucha a Fermín Mguruza
escucha al león asmático
Autor del rap: Comandante X



ASTHYMATIC LION Sound Systema, es el último disco de Fermín Muguruza, por lo que le he oido dos años de trabajo, despues de veinticinco de estar en el tajo... una vida si... Dos años de dar vueltas por el mundo, encontrando, reencontrando, participando y haciendo participar de un movimiento universal, la MUSICA , el sonido individual, el sonido universal...

Os dejo su enlace http://www.muguruzafm.com/ y http://myspace.com/ferminmuguruza

para javijavi, con cariño

Fotografía: pfp, inteior

viernes, 14 de noviembre de 2008

una mujer con caracter, Nancy Spero




Nancy Spero (Cleveland, Ohio, 1926) es ahora una mujer de 82 años , menuda, delgadita , con el pelo muy corto, víctima de una artrosis reumatoide degenerativa que le diagnosticaron a los treintaitantos y que le ha limitado física y moralmente por las fuertes crisis de dolor padecidas.

Su trayectoria artística tiene dos polos críticos, uno hacia las políticas del mundo del arte y otro fundamental y principal, el feminismo, concretamente la denuncia de la violencia la tortura y la injusticia contra las mujeres.

Su visión es transcultural, atemporal y claramente revolucionaria. Habla no solamente de la fatalidad de la violencia masculina sobre la mujer sino de todas las víctimas y testigos del poder que sustenta la tiranía. Hay mucha rabia en su obra mucha desesperación...
Vivió en París con su marido León Golub (pintor también) y los tres hijos de ambos entre 1959 y 1964, y fue al regresar a Nueva York cuando forjó un estilo propio, con un enfoque iconoclasta de los materiales, los procesos y el espacio, como reacción al Expresionismo Abstracto, al Pop-Art y al Minimalismo en boga en aquel momento, en los todopoderosos círculos artísticos de Nueva York, un medio eminentemente masculino.

Ejerció en los sesenta y setenta como pionera del arte feminista y de militancia política. Comprometida con colectivos antirracistas y pacifistas (más allá del gran conflicto de Vietnam). Aparte de esta voluntad política su obra tiene también una dimensión arcana en la que los mitos y misterios ancestrales se interrelacionan con el discurso social.
Su sello de madurez lo desarrolla en su serie de "papiros" inspirados en el "Libro de los Muertos" (1550 años antes de Cristo), cuyo código de "conducta ejemplar" está dirigido a aquellos que buscan un lugar en el firmamento.

El texto es esencial también en todos sus trabajos, Nancy Spero, emplea fragmentos de textos del escritor francés Artaud, (agresividad, locura, dolor)... su lectura puede hacerse casi en cualquier sentido de su obra, mayormente ejecutada en soporte papel, un soporte frágil, delicado pero explícito y contundente como ella misma.





Actualmente se expone su obra en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía en Madrid hasta el 5 de enero de 2009




Fotografía: obra de Nancy Spero


lunes, 10 de noviembre de 2008

la vida al revés, muerte en un gimnasio


Oyó, ¡fin, fuera todo¡ y un silencio descorazonador... Oyó entrar a su mujer en la sala de aparatos y montar un cuadro histérico que a todo el mundo le parecería muy adecuado para la ocasión ... la conocía, bordaba las situaciones... oyó como se la llevaban entre gritos y llantos desesperados ... Oyó como metían cosas en cajas y cerraban gruesas cremalleras muy cerca de él... oyó como comentaban entre ellos el atasco monumental que les había impedido llegar antes... Oyó a una mujer cabreada pidiendo una hoja de reclamaciones a la Dirección, la misma voz que había dirigido el cotarro desesperado de su ¿reanimación?... ¡que risa¡... Se acordó que hace minutos estaba corriendo en la cinta estática, viendo en una pantalla un partido de tenis interminable ... Recordó lo pesado que se había puesto el médico aquella mañana, insistiendo en la necesidad de que volviera hacer ejercicio, ¡si, que risa¡... Se acordó de Luisa, su amante, lo único decente que había actualmente en su vida... ¡pobre, que disgusto se iba a llevar¡... se acordó del lío tremebundo de la Inmobiliaria ¡ más risa¡ ... y de la interina, Carmen, una señora de Alcorcón que cocinaba de miedo solo para él... pasó por alto a sus hijas y yernos ... de buena se libraba ¡al fin¡... y de pronto se vio en el altar mayor de la Catedral , de frac, casándose, encantado por haber conseguido el suegro más influyente de la ciudad ... Y luego vio a Manolo y a Carlos y a José Miguel compartiendo tortilla de patata y jugando al mus en aquel piso alquilado, sus tres compañeros de estudios, borrados hace mucho tiempo ya de su memoria y de su amistad... Y se vio en el patio del colegio con una bata a rayas azules y blancas, abrochada con botones y cinturón, jugando a la pelota ...y olió a tiza y a lapiceros y a goma de borrar... Y luego vio a su madre muy joven, esperándole en la puerta del Colegio y llevándole de la mano a casa... Y más tarde aún vio puntillas y encajes y tules muy cerca de sus ojos y oyó risas y parabienes y ruido de copas chocando y olió a tabaco y a rosas ... más tarde vio oscuridad y humedad y calidez y bienestar y entonces cerró los ojos y se dejó llevar por un sueño profundo del cual tuvo la inmediata seguridad de que nunca jamás iba a despertar.





Fotografía: Obra de Nancy Spero

PD: sin leer a Alejo Carpentier no se me hubiera ocurrido la mecánica de este relato así que modestamente, a la memoria de este gran escritor

miércoles, 5 de noviembre de 2008

the dream come true


we shall overcome
we shall overcome
we shall overcome someday
here in my heart, I do believe
we shall overcome someday.
we´ll walk hand in hand
we´ll walk hand in hand
we´ll walk hand in hand someday
Here in my heart, I do believe
we shall hand in hand someday


We shall live in peace
we shall live in peace
we shall live in peace someday
here in my heart, I do believe
we shall live in peace someday
w are not afraid, we are not afraid
we shall overcome someday
well here in my heart I do believe
we shall overcome someday
we shall overcome
we shall overcome
we shall overcome someday
here in my heart, I do believe
we shall overcome someday

We shall overcome someday








Fotografía: Martin Luther King.








domingo, 2 de noviembre de 2008

domingo por la tarde



Los domingos por la tarde generalmente plancha. Hoy ha terminado muy pronto, mira por la ventana y comprueba que sigue lloviendo…se sienta en una silla de la cocina y mira el reloj… Sus hijos han salido y su marido sigue pegado como de costumbre al televisor, como de costumbre, no se han dirigido la palabra en toda la tarde…

Vuelve a mirar el reloj, y se dice a si misma- si-. Se levanta, se calza, se echa encima una gabardina coge el bolso y un paraguas y sale de casa dando un portazo que deja temblando las cuatro puertas del rellano.

No tiene espera para el ascensor, baja los tres pisos brincando, a riesgo de romperse la crisma, llega al portal y sale corriendo.

En la calle no hay nadie, se detiene y respira el fresco de la tarde. No cree a su marido capaz de reaccionar y bajar a buscarla pero por si acaso aprieta el paso. Entra en la estación de metro y tiene la suerte de no esperar apenas, el vagón está casi vacío. Se apea en el centro y se mete en el primer cine que encuentra. La película ya ha comenzado, parece que va a ser de las que no le gustan, pero se encuentra mejor que nunca sentada en aquella butaca.


Al rato, mira el reloj con dificultad, en la oscuridad de la sala. Tendrá tiempo de sobra para volver a casa y preparar la cena, pero el próximo domingo consultará horarios y cartelera.




Fotografía: obra de Edward Hopper "The Sheridan"

viernes, 31 de octubre de 2008

romanticos y revolucionarios

Contra el clasicismo, el racionalismo y la ilustración surge en Alemania en la última decada del siglo XVIII y hasta la mitad del siglo XIX un movimiento cultural revolucionario, el Romanticismo, una manera distinta de sentir y concebir la vida, la naturaleza y el hombre mismo...
Los románticos amaban la naturaleza como símbolo de todo lo verdadero, aunque el idealismo extremo provocó en los artistas románticos un choque violento con la cruda realidad y muchos de ellos murieron jóvenes, de una manera trágica.
Para los románticos el sentimiento importaba mucho más que la razón. Las consecuencias negativas de la Revolución francesa, provocaron una época (postrevolucionaria) de decepción y desilusión general, sobretodo entre los intelectuales.
Los románticos reflejan en todas sus manifestaciones artísticas la gran problemática de su situación histórica y un desgarramiento personal de sus sentimientos. Reivindican el derecho del artista a seguir la voz de sus sentimientos y derrotan al racionalismo que había progresado imparable desde el Renacimiento.
Frente a la tradición clasicista de obra acabada, perfecta, cerrada, los románticos imponen la obra imperfecta, inacabada, abierta. Importa más la originalidad, la subjetividad el individualismo...


El Romanticismo fue un movimiento generalizado en toda Europa y America, con tendencias antagónicas en lo que respecta a su caracter social y político. La evolución entre una primera y segunda fase siguió direcciones distintas, en Alemania, partiendo de unos inicios revolucionarios, hacia una posición reaccionaria y al contrario en la Europa occidental que pasó desde una posición conservadora a una actitud liberal.
Creó un lenguaje literario universal; desde Alemania Novalis, F. Shlegel, E.T.A. Hoffman, Holdering... dió lugar a artístas tan dispares como Espronceda, Larra, el Duque de Rivas, y Zorrilla en España...en Inglaterra, Byron, Willian Blake... en Francia Rousseau (precursor s. XVIII), Lamartine, George Sand, Victor Hugo padre e hijo, en Italia Manzoni, Pushkin en Rusia, Poe en EEUU, Esteban Echeverría en Argentina ... etc.


El pensamiento romántico sigue actualmente siendo un factor permanente en el desarrollo del Arte contemporáneo, el impulso emocional, la pasión, la sensibilidad, la disposición anímica del artista tienen su origen sin duda en el Romanticismo.



"El romanticismo no se halla ni en la elección de los temas ni en su verdad exacta, sino en el modo de sentir. Para mi el romanticismo es la expresión más reciente y actual de la Belleza. Y quien dice Romanticismo dice arte moderno, es decir, intimidad, espiritualidad, color y tendencia al infinito, expresados por todos los medios de los que disponen las artes".

Charles Baudelaire, con ocasión del Salón de Pintura de 1846


Fotografía: "Viajero frente al mar de nubes" 1818 obra de Caspar David Friedrich


lunes, 27 de octubre de 2008

Neruda, hombre generoso


Pensé entregarme a mi trabajo literario con más devoción y fuerza. El contacto con España me había fortificado y madurado. Las horas amargas de mi poesía debían terminar. El subjetivismo melancólico de mis Veinte poemas de amor o el patetismo doloroso de Residencia en la tierra tocaban a su fin. Me pareció encontrar una veta enterrada, no bajo las rocas subterráneas, sino bajo las hojas de los libros.

¿Puede la poesía servir a nuestros semejantes? ¿Puede acompañar las luchas de los hombres?. Ya había caminado bastante por el camino de lo irracional y de lo negativo. Debía detenerme y buscar el camino del humanismo, desterrado de la literatura contemporánea, pero enraizado profundamente a las aspiraciones del ser humano.

Comencé a trabajar en mi Canto general . Para esto necesitaba un sitio de trabajo. Encontré una casa de piedra frente al océano, en un lugar desconocido para todo el mundo, llamado Isla Negra. (...)

La costa salvaje de Isla Negra, con el tumultuoso movimiento oceánico, me permitía entregarme con pasión a la empresa de mi nuevo canto.

Pero la vida me sacó de inmediato de allí. Las noticias aterradoras de la emigración española llegaban a Chile. Más de quinientos mil hombres y mujeres, combatientes y civiles, habían cruzado la frontera francesa. (...)

El Gobierno del Frente Popular de Chile decidió enviarme a Francia a cumplir la más noble misión que he ejercido en mi vida: la de sacar españoles de sus prisiones y enviarlos a mi patria. (...)

Casi inválido, recién operado, enyesado de una pierna -tal eran mis condiciones físicas en aquel momento- salí de mi retiro y me presenté al presidente de la república. Don Pedro Aguirre Cerda, me recibió con afecto.

- Sí, tráigame millares de españoles. Tenemos trabajo para todos. Tráigame pescadores, tráigame vascos, castellanos, extremeños...

Y a los pocos días, salí para Francia a buscar españoles para Chile.


Pablo NERUDA, " Confieso que he vivido"





Dedicado a Chile, a los chilenos y sobre todo a Pablo Neruda, donde esté, con cariño.



Fotografía: mapa America del Sur, costa de Chile

jueves, 23 de octubre de 2008

el río


Apoyada en el barandado del puente, mira fijamente pasar el agua densa y oscura, el viento empuja el caudal suavemente, en dirección contraria a su curso natural. Siempre le ha producido miedo aquel río, aquellos remolinos que se forman sin explicación aparente a sus ojos, capaces de tragarse sin piedad a un nadador desprevenido.

Allí, de pié mira el río y recuerda de muy pequeña, los calurosos veranos que pasaba en la piscina, las horas largas jugando dentro del agua, y como su madre le obligaba a salir a la hora de comer y de merendar, amenazada con castigos si no obedecía inmediatamente, como se le quedaba la piel de gallina y le castañeteaban los dientes en pleno agosto, y como un día mientras su madre la envolvía con una toalla verde y azul le explicó que era una niña y no podía ser un pez.

Habilidades de peces tuvieron cuando su hermano y ella, en un veraneo lejos ya de la mirada de la madre, con poco más de diez años sorteaban olas como montañas en una playa abierta y peligrosa. Y después ¿como fue? alguien la vio nadar y decidió que podía ser campeona. Entrenamientos, viajes, competiciones, triunfos, decepciones…

El agua, como pez en el agua, siempre acompañándola en sus mejores momentos. Nadando en solitario en el mar… la libertad. Con sus hijos, en la playa, mirándolos rebozados de arena entrando a la carrera, saltando las olas a su lado, felices y después pidiéndoles que salieran ya, que era tarde, entonces era ella la que amenazaba con castigos…

El agua, un continuo en su vida, una necesidad… en los peores momentos... siempre una piscina… un largo tras otro, como en los entrenos de su juventud, hasta que no piensas en nada, hasta que las fuerzas no dan para más, hasta que sales con los dedos arrugados y los labios morados...

Sin embargo aquel río, con los remolinos misteriosos, con el agua densa y oscura, con esas ramas que arrastra rápida la corriente... nunca fue capaz de vencer el miedo que siempre le produjo, jamás metió un pié dentro, nunca…
Fotografía: El río Ebro a su paso por la ciudad de Logroño

martes, 21 de octubre de 2008

una historia de pájaros

En el lago Budi perseguían a los cisnes con ferocidad. Se acercaban a ellos sigilosamente en los botes y luego rápido, rápido remaban... Los cisnes, como los albatros, emprenden difícilmente el vuelo, deben correr patinando sobre el agua. Levantan con dificultad sus grandes alas. Los alcanzaban y a garrotazos terminaban con ellos.
Me trajeron un cisne medio muerto. Era una de esas maravillosas aves que no he vuelto a ver en el mundo, el cisne de cuello negro. Una nave de nieve con el esbelto cuello como metido en una estrecha media de seda negra. El pico anaranjado y los ojos rojos.
Esto fue cerca del mar, en Puerto Saavedra, Imperial del Sur.
Me lo entregaron casi muerto. Bañé sus heridas y le empujé pedacitos de pan y de pescado en la garganta. Todo lo devolvía. Sin embargo, fue reponiendose de sus lastimaduras, comenzó a comprender que yo era su amigo. Y yo comencé a comprender que la nostalgia lo mataba. Entonces cargando el pesado pájaro en mis brazos por las calles, lo llevaba al río. Él nadaba un poco, cerca de mí. Yo quería que pescara y le indicaba las piedrecitas del fondo, las arenas por donde se deslizaban los plateados peces del sur. Pero él miraba con ojos tristes la distancia.
Así cada día, por más de veinte, lo llevé al río y lo traje a mi casa. El cisne era casi tan grande como yo.
Una tarde estuvo más ensimismado, nadó cerca de mí, pero no se distrajo con las musarañas, con que yo quería enseñarle de nuevo a pescar. Se estuvo muy quieto y lo tomé de nuevo en brazos para llevármelo a casa. Entonces, cuando lo tenía a la altura de mi pecho, sentí que se desenrollaba una cinta, algo como un brazo negro me rozaba la cara. Era su largo y ondulante cuello que caía. Así aprendí que los cisnes no cantan cuando mueren.

Pablo NERUDA. "Confieso que he vivido"




Fotografía: Cisne de cuello negro, Cygnus melancoryphus, propio de America del Sur. Habita en los lagos de agua dulce, agua salobre, y en las costas del mar. Pasa la mayor parte del tiempo en el agua.

jueves, 16 de octubre de 2008

cuando solo nos quedan la palabras


...Todo lo que usted quiera, sí señor, pero son las palabras las que cantan, las que suben y bajan... Me prosterno ante ellas... las amo, las adhiero, las persigo, las muerdo, las derrito... Amo tanto las palabras... Las inesperadas... las que glotonamente se esperan, se acechan, hasta que de pronto caen... vocablos amados... Brillan como piedras de colores, saltan como platinados peces, son espuma, hilo, metal, rocío... Persigo algunas palabras... Son tan hermosas que las quiero poner todas en mi poema... Las agarro al vuelo, las agito, me las bebo, me las zampo, las trituro, las emperejilo, las liberto... Las dejo como estalactitas en mi poema, como pedacitos de madera bruñida, como carbón, como restos de naufragio, regalos de la ola... Todo esta en la palabra... Una idea entera se cambia porque una palabra se trasladó de sitio, o porque otra se sentó como una reinita adentro de una frase que no la esperaba y que la obedeció... Tienen sombra, transparencia, peso, plumas, pelos, tienen de todo lo que se les fue agregando de tanto rodar por el río, de tanto transmigrar de patria, de tanto ser raíces... Son antiquísimas y recientísimas... Viven en el féretro escondido y en la flor apenas comenzada... Que buen idioma el mío, qué buena lengua heredamos de los conquistadores torvos... Éstos andaban a zancadas por las tremendas cordilleras, por las Américas encrespadas, buscando patatas, butifarras, frijolitos, tabaco negro, oro, maíz, huevos fritos, con aquel apetito voraz que nunca más se ha visto en el mundo... Todo se lo tragaban, con religiones, pirámides, tribus, idolatrías iguales a los que ellos traían en sus grandes bolsas... Por donde pasaban quedaba arrasada la tierra... Pero a los bárbaros se les caían de las botas, de las barbas, de los yelmos, de las herraduras, como piedrecitas, las palabras luminosas que se quedaron aquí resplandecientes... el idioma. Salimos perdiendo... Salimos ganando... se llevaron el oro y nos dejaron el oro... Se lo llevaron todo y nos dejaron todo... Nos dejaron las palabras



Pablo Neruda, "confieso que he vivido"


martes, 14 de octubre de 2008

recuperando a Marx


Entre las obras fundamentales de economía escritas en los dos últimos siglos, El Capital de Karl Marx ocupa un lugar destacado no solo por sus teorías que contribuyeron fundamentalmente al desarrollo de esta ciencia, sino por su influencia en el mundo contemporáneo.
El Capital es algo más que un estudio de economía, es una visión del mundo y su sociedad que no deja indiferente. Este contenido polémico pone en segundo plano gran parte de la teoría económica que se desarrolla luego en sus páginas.

Como economista, Marx debe ser considerado como un seguidor de la escuela clásica inglesa de economía política en especial de David Ricardo. De él tomó Marx su teoría del valor, de acuerdo con la cual el valor de una mercancía viene determinado por el tiempo de trabajo necesario para su producción. Y de este modo deriva la teoría de la plusvalía, con la que Marx pensaba haber demostrar científicamente la explotación de los trabajadores por los capitalistas.

Junto a elementos analíticos hay en la obra de Marx un aspecto de singular interés: su pretensión de haber descubierto la ley de desarrollo de la sociedad capitalista, analizando un proceso que culminaría con la destrucción de este modo de producción y su sustitución por una sociedad socialista.

De El Capital debe tenerse en cuenta que solo una de sus partes, (el libro primero) puede considerarse como una obra acabada y corregida por su autor. En el año de su muerte, 1883, no había terminado el resto de su obra, dejó sin embargo abundantes manuscritos sobre los que trabajó su amigo y colaborador Friedrich Engels.

El profundo análisis objetivo que ambos hicieron del sistema capitalista en El Manifiesto comunista refutó el concepto idealista de la Historia, manteniendo que la principal fuerza impulsora en el desarrollo de la sociedad no es la razón, no son las ideas sino las necesidades materiales, (la producción de valores materiales). Esta investigación de la fuerza motriz de la sociedad capitalista también arrojó luz sobre el pasado del hombre. Marx y Engels, demostraron que en el desarrollo de la sociedad como en el mundo de la naturaleza existen leyes objetivas independientes de la conciencia y la voluntad de los hombres.



Fotografía: Karl Marx



lunes, 13 de octubre de 2008

Leonardo vs Miguel Angel






Leonardo Da Vinci (1452-1519) Miguel Angel Buonarroti (1474-1564), toscanos los dos, ambos mostraron la misma mente inquisitiva y un raciocinio excepcional, pero en todos los demás aspectos tenían poco en común.

Miguel Angel era feo, y descuidado en su atuendo personal, de trato áspero susceptible, inflexible, hombre de difícil convivencia. Llevaba una vida solitaria y miserable en Roma alejado de relaciones sociales. No tuvo ningún ayudante con talento a su lado y nunca colaboró con nadie en trabajo alguno. Su obstinación y desconfianza le llevaron a muchas dificultades con sus colegas.
Sin embargo su enorme capacidad de creación, su facultad casi única de expresar sus ideas con igual genialidad en escultura, pintura, arquitectura y también en poesía, su auténtica devoción a los pocos amigos que quería de verdad y su incapacidad de ser afable con los que no le caían bien intrigaba a sus contemporáneos tanto o más como ahora a nosotros.
Miguel Angel nos permite percibir en su poesía las angustias que le llegan al fondo del alma, la gran mayoría de sus cartas y sonetos tratan de sus reacciones personales, su estado de ánimo, sus emociones y pensamientos acerca del amor, la belleza y el significado de la vida y del arte. Su esencia quizás, en tres versos de un soneto inacabado:

El entendimiento cabal no lo tiene
quien no haya experimentado la inmensidad
del arte y de la vida.

Los escritos de Leonardo son la misma antítesis de Miguel Angel. Las 5.300 páginas de sus cuadernos que se conservan están llenas de todo tipo de observaciones objetivas, pero las emociones están excluidas.
La personalidad de Leonardo fue tan desconocida para sus contemporáneos como lo es hoy para nosotros. Vasari lo describe hermoso, afable, generoso y un excelente conversador. Sin embargo a pesar de su cortesía permaneció siempre alejado de todo tipo de controversias y complicaciones. El profesor Heydenreich dice que “su circunspección, su naturaleza impersonal debió ser tan grande que formó una barrera infranqueable entre él y los demás”
Esparcidos por todos sus escritos encontramos unas pocas observaciones generales que nos indican su deseo de evitar en lo humanamente posible la vida cotidiana y las tentaciones de la amistad:

A fin de que el bienestar del cuerpo no dañe a la mente, el pintor o dibujante debe permanecer siempre solitario.
La pasión intelectual ahuyenta la sensualidad.
El recuerdo de los beneficios enseña ingratitud; es frágil.
Creced en paciencia cuando os encontréis con grandes injusticias y entonces no podrán atormentar vuestra mente.




Fotografía: Leonardo da Vinci. Autoretrato . Se representó como pensandor. Su boca expresa amargura y desilusión.






P.D. A Leonardo lo admiro pero no comparto su idea de aisalmiento, ¡gracias a Dios no soy un genio¡. La amistad para mi es el bien más preciado. A Joaquim y Fede. Con cariño.

viernes, 10 de octubre de 2008

artistas espabilados, empresarios geniales o ¿quien se lleva la pasta?



En pleno catacrac económico y financiero mundial, un artista genial, por su talento para ganar dinero, subasta sus piezas en una casa especializada, ahorrándose la comisión de las galerías de Arte, un 50% frente al 15% que le ha cobrado la casa de subastas y gana con la operación 198 millones de dólares en un par de días.


El susodicho artista justificó su acción como una operación "democrática" en la que todo el mundo podía libremente pujar por sus obras. Muy listo, muy listo, si señor, teniendo en cuenta además que varios de sus amigos participaron en la puja para inflar los precios.


Y, ¿quien podía pujar por sus fantásticas piezas? pues cualquiera, cualquier mindundi que hubiera amasado hace cuatro días una fortuna, cobrando millonarias comisiones por hacer hipotecas fantasmas, o cualquier "genial" empresario inmobiliario o "respetable" banquero que haya vendido cantidades industriales de humo en vete tú a saber donde, como y a quien.


"El tiburón en formol" pieza muy disputada en la subasta, reconozco que tiene miga, será un toque indispensable, para el dormitorio de estas gentes arriba mencionadas. Y de gran utilidad, para recordarles que no es bueno dormirse en los laureles y que no descansen, que no peguen ojo, antes de maquinar su próxima dentellada.


"Por el amor de Dios", así se llama la calavera diamantina que ha comprado un "consorcio" del que forma parte el propio artista. Y digo yo, ¿como se las van a apañar para lucirla? ¿lunes fulanito, martes menganito, miercoles butanito...? como el concepto es pura democracia no tendrán problema.

El problema es: ¿quien se lleva la pasta?. Problema resuelto la "pasta" se la llevan siempre ellos.


Fotografía: ¡Por el amor de Dios¡ Calavera de platino forrada de zafiros, riéndose a mandíbula batiente, obra de Damien Hirst

Barbebleue, ésta entrada va por ti, con cariño.

jueves, 9 de octubre de 2008

Delacroix vs Ingres

París.

"El más destacado pintor tradicionalista, en la primera mitad del siglo XIX, fue Jean-Auguste-Dominique Ingres (1780-1867). Discípulo y seguidor de David, fue, como su maestro, un gran admirador del arte heroico de la antigüedad clásica. En sus enseñanza insistió en la necesidad de una disciplina de precisión absoluta en el estudio del natural y combatió la improvisación y el desaliño. (...) Es fácil comprender que muchos artistas envidiaran la seguridad de su técnica y respetaran su autoridad, aun cuando no compartieran sus puntos de vista. Pero también es comprensible que incluso sus más entusiastas contemporáneos acabasen hartos de tanta perfección.


Todos los adversarios de Ingres se unieron en torno al estilo de Eugene Delacroix (1798-1863). Delacroix pertenecía a la estirpe de grandes revolucionarios del país de las revoluciones. Hombre de compleja personalidad, los objetos de su interés eran múltiples y diversos, y en su excelente Diario da a entender que no le hubiera complacido ser encasillado como un fanático rebelde. Si se le adjudicó este papel fue por que no podía aceptar las normas de la Academia. Delacroix no soportó toda aquella teatralería acerca de griegos y romanos, con la insistencia respecto a la corrección en el dibujo y la constante imitación de las estatuas clásicas. Consideró que, en pintura, el color era mucho más importante que el dibujo y la imaginación que la inteligencia".



E.H. GOMBRICH Historia del Arte. Siglo XIX. REVOLUCIÓN PERMANENTE



Fotografía: Estudio de Jean-Auguste-Dominique Ingres sobre Miguel Angel

miércoles, 8 de octubre de 2008

Correspondencias. También de Baudelaire y sus Flores del Mal


La Naturaleza es templo de vivos pilares
que dejan salir a veces confusas palabras;
el hombre lo recorre a través de bosques de símbolos
que le observan con miradas familiares.

Igual que largos ecos que a lo lejos se confunden
en una tenebrosa y profunda unidad,
vasta como la noche y como la claridad
los perfumes, colores y sonidos se responden

Hay perfumes frescos como piel de niño,
dulces como los oboes, verdes como los prados,
y otros corrompidos, ricos y triunfantes,


que tienen la expansión de las cosas infinitas,
como el ámbar, el almizcle, el benjuí y el incienso,
que cantan los arrebatos del espíritu y de los sentidos.





Fotografía: "La muerte de Sardanapalus" de Eugene Delacroix

martes, 7 de octubre de 2008

La voz (de Baudelaire)

Mi cuna estaba adosada a la biblioteca,
Babel sombría, donde novela, ciencia, fábula,
todo, la ceniza latina y el polvo griego,
se mezclaban. Yo era alto como un infolio.
Dos voces me hablaban. Una insidiosa y firme,
decía: "La tierra es un pastel lleno de dulzura;
yo puedo (¡y tú placer será entonces sin limite¡)
despertarte un apetito de igual tamaño".
Y la otra: "¡Ven¡, ¡oh, ven viajero en los sueños,
más allá de lo posible, más allá de lo conocido¡"
Y esa cantaba como el viento en los arenales,
fantasma quejumbroso, venido no se sabe de donde,
que acaricias el oído y sin embargo espanta.
Yo te respondí: "¡si, dulce voz¡" De entonces
data lo que se puede, ¡ay¡ llamar mi llaga
y mi fatalidad. Detrás de los decorados
de la existencia inmensa, en lo más negro del abismo,
veo distintamente mundos singulares,
y, víctima de mi clarividencia estática,
arrastro conmigo serpientes que me muerden los zapatos
Desde este tiempo, igual que los profetas,
amo tan tiernamente el desierto y el mar;
desde entonces me río en los duelos y lloro en las fiestas,
y encuentro un gusto suave al vino más amargo;
tomo muy a menudo los hechos por mentiras,
y, con los ojos en el cielo, me caigo en los agujeros.
Pero la voz me consuela diciendo: "Conserva tus sueños;
¡los cuerdos no los tienen tan bellos como los locos¡"




Fotografía y texto: ejemplar autografiado de "Las Flores del Mal" que regaló Baudelarie al pintor Eugene Delacroix,

lunes, 6 de octubre de 2008

Baudelaire me echa una mano


La Musa enferma

Mi pobre Musa, ¡ay¡, ¿que tienes esta mañana?
Tus ojos hundidos están poblados de visiones nocturnas,
y veo alternativamente aparecer en tú tez
la locura y el horror, fríos y taciturnos.


El súcubo verdoso y el duende color de rosa
¿te han vertido el miedo y el amor de sus vasos?
La pesadilla, con puño despótico y travieso,
¿te ha ahogado en el fondo de un fabuloso Minturno?

Querría que exalando el olor de la salud
tú seno de pensamientos fuertes fuese siempre frecuentado,
y que tú sangre cristiana fluyese en oleadas rítmicas
como los sones melodiosos de las sílabas antiguas
donde reinan alternativamente el padre de las canciones,
Febo y el gran Pan, el señor de las mieses


"Las Flores del Mal"



Fotografía y Texto de Charles Baudelaire, (mi otro hermano mayor)

miércoles, 1 de octubre de 2008

tormenta e impulso

De nuevo de vuelta a casa ...¿para que?... esta vez al marchar, tiene una sensación especial de misión cumplida.
Su hijo y su nuera le reciben siempre encantados, y su nieta ya la reconoce. Por fin se ve así misma en aquella niña que todo el mundo dice que se parece tanto a ella…y su mismo nombre, Marina…es lo que tiene ser madre de un único hijo piensa…
Conduce un coche potente, deportivo, no es un modelo de los que se asocian con una ya, abuela, pero a ella siempre le ha gustado conducir un buen coche, un buen motor que le mantenga sin dificultad en los 130 km suba o baje.
Sale pronto, tiene casi cuatro horas de viaje por delante, y un día esplendoroso, apenas hay tráfico, pone un CD y enseguida le asaltan los sentimientos.

Hace cinco años que murió su marido y dos que conoció a un hombre extraordinario que le ha salvado de una vida vegetal, pero tal como comenzó, todo ha acabado el sábado por la mañana, cuando el, le llama por teléfono y le anuncia su marcha, su para ella incomprensible abandono.
Hace pocos días que es otoño, se ensimisma mirando el paisaje , de pronto se da cuenta que ha pasado un control de velocidad, mira el cuentakilómetros, ¡160 km hora¡, la multa va a ser de campeonato. En vez de frenar, se lo piensa... ¿porque no darse el gustazo de poner el coche al límite? …puesta a pagar la multa … Así lo hace… mete el pié a fondo y sale disparada, emocionante…el corazón en la boca... conoce bien la carretera. Llega al final de una subida, una amplia curva deja ver a la derecha un profundo y extenso valle que siempre le cautiva y tiene ganas de ver un día con tranquilidad. Sin avisar, como suelen pasarle las cosas en la vida le asalta el recuerdo de aquella película "Thelma y Louise", aquella escena genial del salto liberador de las protagonistas. Reduce, para el coche, en décimas de segundo se decide, da el contacto de nuevo, echa marcha atrás, punto muerto, y carrerilla, aprieta a fondo y salta. Punto final a su película. "For ever young", canta Bob Dylan.


Fotografía: obra de Albert Oehlen

domingo, 28 de septiembre de 2008

confianza ciega

El guía que me recoge en la puerta del Hotel de Hiroshima, conduce su propio taxi un monovolumen negro tapizado con puntillas blancas impolutas, como todos los taxis de Japón, es un hombre de unos treintaitantos, delgado de estatura media, pantalones negros a raya y camisa blanca con los puños remangados. De entrada me carga un poco, me abruma a fechas informaciones y datos de Miyahima, la Isla Sagrada que vamos a visitar. Mi ingles no es precisamente de Oxford (el suyo tampoco) y esto supone un esfuerzo que no me apetece nada, (dura vida la del turista).
Llegamos al transbordador que nos deja en el muelle de Miyahima en 10 minutos. Durante el viaje le doy esquinazo, me parapeto trás la cámara de fotos y me doy un respiro, la tarde es muy calurosa y amenaza lluvia.
Una vez en la isla me doy cuenta de la pericia y profesionalidad de este hombre que me enseña todo lo habido y por haber , me explica con claridad y evita las masas de gente, en su mayoría japoneses que visitan la isla por primera vez.
Finalizamos la visita a la Isla en el Templo más importante de Mihayima, el Daisho-in. A estas alturas elegiría a este guía entre un millón. En el pórtico del Templo hay una estrecha escalera de bajada que me ha pasado inadvertida, me pide que me descalce y me advierte que es indispensable que confíe en él, me parece una obviedad , me descalzo y le sigo, bajamos tres escalones y apartando una espesa cortina negra entro tras él en un estrecho pasillo, solo me advierte que utilice la mano izquierda para mantener contacto con la pared y avance siempre hacia delante. Inmediatamente pierdo la referencia de su camisa blanca que marcha delante de mi, la oscuridad es total y la negrura absoluta. Me paro, extiendo los dedos de la mano izquierda y comienzo a avanzar mientras me pregunto donde me he metido. El silencio también es absoluto como la oscuridad, me asalta una chispa de miedo, ¿confío en el guía? demasiado tarde para retroceder. La mano izquierda me va guiando a través de la pared que hace esquinas y cambios de dirección. Continuo avanzando en la negrura más negra que he visto en mi vida, visto, si, porque llevo los ojos abiertos como platos… al cabo supongo de un tiempo que se me ha hecho interminable, vislumbro al fin un resquicio de luz y oigo alguna voz, enseguida me topo con la pesada cortina negra de salida. Afuera está mi guía, expectante, como un santo monje esperando a su pupilo regresar de una dura prueba. Agradezco como nunca la luz plomiza de la tarde, en breve nos cae un fuerte chaparrón. Mientras salimos del Templo y nos mojamos no doy crédito a la experiencia que acabo de vivir y le pregunto cual es la finalidad de semejante prueba, me explica que es una práctica muy antigua para iniciar a los jóvenes monjes en la confianza, en la fe ciega en Buda, Él les guiará a través de los estrechos y oscuros caminos hacia la Luz.
El día ha sido increíble, tomamos un té y un dulce antes de coger de nuevo el transbordador que nos llevará de nuevo a Hiroshima.
En el taxi, la conversación es ahora personal, me explica que vive solo, que desayuna un bol de arroz blanco por la mañana y una sopa de verduras, que cena cualquier cosa en cualquier sitio, que en septiembre se va a Nueva Zelanda para intentar una nueva vida… Nos despedimos, espero y le deseo de corazón que Buda le guíe con buen tino. Yo no lo olvidaré.

Fotografía: Color negro

A mis sanfaineros Gloria y Enric, con cariño

domingo, 21 de septiembre de 2008

Juana, vuelve a casa

Cuando llego a la habitación al mediodía, me encuentro a Juana todavía en la cama, me recibe sin alegría, sin chispa en los ojos , no me pregunta si he comprado El País, ni me revisa lo que llevo puesto. Estos días me he vestido para ella, le gusta mi ropa, sobre todo una blusa que me compré en Japón... ya me dijo, -los japoneses es que son muy finos Pilar-.
Me acerco a ella y me agarra con casi la misma fuerza en las dos manos, me da la noticia; - me envían a casa el sábado- esa es la fatal decisión que ella ha querido posponer todo lo que ha podido.
Juana no tiene hijos, su marido no está mucho mejor que ella y con la actual situación se le ha puesto al hombre un genio endiablado. Las hermanas sin embargo están contentas, empezaban a estar cansadas de tanta ida y venida. La que peor lo lleva curiosamente, es la viuda, no soporta tener su Panteón, es decir el de su marido abandonado, - las flores secas en los jarrones y las hojas de los árboles que han comenzado a caer invadiéndolo todo- ... un increible desasosiego, pero ya ha encargado flores para el mismo día en que Juana abandone el Hospital. Las otras dos hermanas organizan la vuelta a casa.
El día transcurre tristón, no le animo ni enseñandole la foto de Nadal del que dice ser "fan". Llegan sus hermanas y se organiza una gran discusión, Juana no quiere prescindir del paragüero/perchero de la entrada, ni del mueblecito entredos del pasillo, ni por supuesto de la alfombra del salón que son un obstaculo real para ella y se enfada como nunca la había visto con el tema estrella: no quiere a nadie extraño cuidándole en casa. No, no y no. Pero esta vez de poco le va a valer su terquedad y ella lo sabe.
La tarde ha sido intensa, yo he querido volverme transparente. Cuando se queda sola me llama y me acerco, me agarra de nuevo con fuerza pero no le salen las palabras, a mi tampoco.
Hoy sábado por la mañana he cambiado el turno con mis hermanos no he querido verla marchar.

He prometido ir a verla a su casa, pero tengo miedo, me temo que haya perdido la alegría.



Fotografía: Obra de Kenneth Noland

jueves, 18 de septiembre de 2008

¿el alma humana? ¿donde?


¿en la mirada desvalida de los enfermos, de los ancianos, de los que sufren? yo no la he visto.

¿en las manos de los que necesitan otra donde agarrarse? yo no la he visto.

¿en los oidos de los que esperan una palabra de afecto que nunca llega? yo no la he visto.

¿alguien sabe donde está el alma humana y para que sirve?






Fotografía: obra de Horst Antes

viernes, 12 de septiembre de 2008

Juana y sus hermanas.


Ha sido un día de bochorno insoportable, la dirección mantiene un discretísimo aire acondicionando que no sirve para nada, las ventanas están ligeramente abatidas, los toldos echados, la puerta abierta para ver si corre un poquito el aire. Por la mañana pronto ha llegado la más joven de todas, 79 años, el orgullo de la familia, es maestra, me lo repiten todos los dias el resto de las hermanas que no han tenido tanta suerte y solo han podido dedicarse a la familia y a la casa, le ha dado el dasayuno, y ha estado un ratito para terminar de asearla con un poco de colonia fresca y se marcha al mercado,con ella vive un hijo separado y su nieta. Al medio día llega la hermana viuda, 88 años, la trae un hijo malcarado, supongo que harto del trajín, que ya dura dos meses, desde que a Juana, 86 años le dió un mareo, cayó al suelo y se quedó con medio cuerpo paralizado. La viuda le da de comer, le insiste machaconamente que mucha gente utiliza la mano izquierda pero Juana es tozuda como una mula y no hay manera de convencerla, hablan de los sobrinos de los conocidos del pueblo, de bodas y bautizos de hace 50 años y después se quedan dormidas en una siesta apacible y calurosa. El turno de la merienda y la cena lo cubre la hermana de 82, muy pizpireta ella, hoy llega con un blusón a flores en tonos discretos , falda a juego y sandalias con un tacón muy coqueto. Siempre trae novedades de sus hijos y de una nieta médico que trabaja en una ONG en Filipinas. Le dan la cena insisten de nuevo para que coja la cuchara y se coma el yogurt con la izquierda, pera Juana es mucha Juana, y no cede.

A última hora de la tarde el bochorno se soporta con dificultad, el ambiente de la habitación está cargado. Por fin Juana se queda sola, me sonríe con la boca desdentada, y me dice que me acerque, me confía un secreto, maneja la izquierda de maravilla pero no piensa demostrarselo a sus hermanas no sea que se quede sin su compañía diaria. Le prometo guardarle el secreto hasta la tumba, nos reímos las dos, derrepente suena un trueno y a continuación comienza a llover a cantaros. Refresca el ambiente y la noche, todos descansamos.

A la mañana llega la maestra, bien puntual como siempre, y vuelve a insistir mientras le coloca la servilleta: ¡Juana debieras de hacer un esfuerzo, hay mucha gente que se maneja muy bien con la mano izquierda...¡ Juana me mira con picardía, le sonrío, le guiño el ojo y me bajo a tomarme un café.

miércoles, 27 de agosto de 2008

Tokio, una mañana , tempranito.

8.30 a m. Metro de Tokio, en la puerta y en los pasillos decenas de personas en grupos silenciosos cruzan en dirección contraria a la mía, en colores opuestos al mío, yo vaqueros y camisa verde loro, ellos pantalón negro planchado a raya, camisa blanca y americana colgada al brazo, ellos llegan al distrito financiero, yo voy al Museo Nacional en el bellisimo parque Ueno.

Entro al vagón mirando todavía el plano de mi guía, levanto la cabeza para encontrar un sitio libre, me siento, y busco con la mirada las indicaciones de las próximas paradas, todo correcto, adelante, me queda un buen rato, ocho paradas que no se si seran largas o cortas. Me relajo, es mi primer metro en Tokio, todo parece ir bien. En un momento cambio de opinión, dios, ¿donde me he metido? en el asiento de enfrente cuatro hombres viajan en coma, me giro a derecha e izquierda, lo mismo, las cabezas ladeadas sobre los hombros, las cervicales distorsionadas hacia atrás o hacia delante, los que van de pié, colgados de las perchas de las barras, también van en estado catatónico... mi cerebro se pone en guardia... ¡ataque terrorista¡, gas sarin, ¿hace cuantos años ya, en el 94, 95? ...fue una secta religiosa, han resurgido de sus cenizas y se están vengado , y me toca a mi, que voy cogiendo todos los números de las rifas allí a donde voy... Y mira que me lo ha dicho mi marido, ¡cogete un taxi¡ ...empiezo a olisquear, el sarin debe ser inodoro... me despido de la vida con calma, no puedo decir que no he vivido, pero no me lo esperaba aquí y ahora, ¡de vacaciones¡ ... saco la barra de labios, me pinto, pura mecánica, la vuelvo a meter, el metro sigue imparable nadie se mueve, yo respiro bien a pesar del gas sarin y el agobio mental... de repente el metro comienza a frenar suavemente, y comienzo a detectar cierto movimiento en el vagón, algunos empiezan a salir del trance y bostezan, otros desde luego siguen en coma profundo. Para el tren, definitivamente me aclaro ¡soy una agonías¡... estos lo que van es muertos pero de sueño, uffffffff¡¡¡ y salen los resucitados y entran nuevos candidatos a una muerte efímera.
Continúo el viaje, abro mi guía de nuevo, me concentro en las plantas del Museo Nacional de Japón que voy a visitar, al poco, un ruido cerca de mi oído me hace levantar de nuevo la vista, sobresaltada miro, es el señor de al lado, ¡todo controlado¡, ronca apaciblemente.


Fotografía: pfp Salida estación de metro Ueno-koen Tokio

martes, 26 de agosto de 2008

Shinto y Buda


Shinto; o camino de los dioses. Religión que tiene su origen en las tribus prehistóricas que poblaron Japón y en una religión animista que venera a los kami, espíritus dioses, que habitan todas las cosas bajo el sol, incluido este.
En las ancestrales ceremonias sintoistas (inaguración de edificios, fábricas etc.) el sacerdote agita ramas de árboles con hojas hacia los puntos cardinales para mantener alejados a los malos espíritus
Las antiguas influencias chinas convirtieron el shinto en un culto a los antepasados, la tradición enseña que todas las personas se transforman en kami después de morir. Las aldeas antiguamente erigían un santuario para albergar a un dios protector e incluso los hogares contaban con un Kamidama (estante para los dioses).
El culto shinto se dirige a los volcanes y las montañas. Los fieles basan sus creencias en el respeto y la reverencia, más que en la fe y la devoción. El shintoismo carece de doctrina o moral y el sacerdocio es hereditario (no se exige el celibato) y desde él se sirve a la comunidad y se mantiene el santuario.
El santuario se reconoce por el torii, puerta o pórtico de entrada, pintada de color naranja. Carece de imágenes, los únicos elementos figurativos son las parejas de komainu o "leones perros" que se alzan a ambos lados de la entrada para proteger el santuario contra el mal. Representaciones de animales, consideradas "mensajeros divinos" como el zorro, el caballo o la "liebre", se dibujan y pintan en pequeñas placas de madera, ema. Son placas votivas que se ofrecen con un deseo o petición escrita en el reverso y se dejan colgadas en lugar específico a la entrada del santuario.
El shintoismo evita la impureza, la contaminación, la muerte y la suciedad. Antes de entrar a un Templo hay que lavarse las manos y enjuagarse la boca en una fuente dispuesta a la entrada del santuario para este menester, después se ofrecen unas monedas y se anuncia la presencia a los dioses con dos palmadas a continuación con las manos juntas y la cabeza inclinada hay que orar y formular la petición en silencio durante unos segundo, finalmente despedirse con una nueva inclinación de cabeza.


En el siglo VI de nuestra era, el shinto fue practicamente suplantado por el budismo. En el s. IX fracasó un intento de unión entre las dos religiones sin embargo en el siglo XIX el shinto se afianzó como religión nacional en Japón.
Los japoneses en la actualidad alternan la práctica de ambas religiones con naturalidad , rituales shintoistas para el nacimiento y el matrimonio y rituales budistas para la muerte y el funeral.
Así, la función social del budismo en el Japón moderno es principalmente funeraria, y a mediados de agosto se celebra la festividad de los muertos muy celebrada en todo el país, en la que miles de personas acuden a los templos para participar en oraciones y ceremonias o simplemente coger unos días de vacaciones y olvidarse del estres cotidiano.



Todos los santuarios shintos mantienen a raya a los malos espíritus colgando sogas de paja festoneadas con cintas de papel blanco.


Fotografía: pfp. Sogas de paja y cintas de papel blanco en un santuario shinto