martes, 16 de septiembre de 2014

soles y noches y agua





Me hallé con dos noches:
la de las tinieblas y la de su cabello.
Me hallé con dos soles: el de la copa y el del rostro amado.

Ibn Al-Mu'tazz, Samarra 861-Baghdad 908 


Ilustración: Bill Viola, videoartista. Nueva York 1951




miércoles, 10 de septiembre de 2014

en mitad de la vida



Nunca reconozco el lenguaje en mi boca ni las palabras
   escritas,
y lo que digo sucede en un discurso perdido o
en uno futuro, no es sino seducción, seducción y ser 
   seducido,
y ese miedo que invade al hombre cuando descubre
que grito y eco, gesto y comprensión, todo lo habitual,
es como algo regalado para siempre que de repente puede 
   extinguirse, y que él está solo
en la mitad de la vida.
Constantemente nos atrapa el río, del principio y del fin,
   una y otra vez,
apenas ya un río, ya sólo una corriente, apenas ya una 
   corriente, (...)

Hermann Broch


Ilustración: Revolving House. Obra de Paul Klee 1921 Museo Thyssen-Bornemisza. Madrid


lunes, 1 de septiembre de 2014

blancos



suspendida en la noche
la bolsa de suero
y la blanca luna.

morse por la noche
el viento 
envía un SOS                                  
                                    

Sumitaku Kenshin



Fotofrafía: bodegón, obra de Morandi

lunes, 25 de agosto de 2014

cinabrio



Una tormenta viene desde lejos
limpia el calor que resta del verano
un azul celestial llena la atmósfera
y nosotros
nos preparamos para el nuevo espíritu


Shigeji Tsuboi  (1898-1975)





Fotografía: medallón tallado sobre mineral de Cinabrio



martes, 19 de agosto de 2014

el mal





Mientras los escupitajos bermejos de la metralla
van silbando todo el día por el inmenso azul cielo;
y que escarlatas y verdes, junto al rey que les desaira,
se hunden los batallones en masa aguantando el fuego.

Mientras que una locura, horripilante, destroza
y convierte cien mil hombres, en humeante rimero;
-¡Pobres muertos! en verano, en la hierba, en tu alegría
¡Natura! ¡Oh tú que hiciste estos hombres santamente...-

-Existe un Dios, que se ríe del mantel adamascado
del altar, y del incienso, y de cálices dorados
y que en la mecedura de los hosannas se duerme;

pero se despierta cuando ve las madres que se agrupan
con su vieja cofia negra, angustiadas llorando
y le dan la perra gorda, en su pañuelo anudada.



Arthur Rimbaud


Fotografía: Human Snake. Obra de Sigmar Polke

lunes, 4 de agosto de 2014

¡está lloviendo sangre¡ BASTA



"Nos llaman ahora. 
 Antes de lanzar las bombas. 
El teléfono suena 
y alguien que sabe mi nombre de pila 
llama y dice en perfecto árabe
"Soy David."
Y en mi estupor de explosiones sónicas y sinfonías de cristales rotos
todavía aplastando mi cabeza.
Pienso, "¿Conozco algún David en Gaza?"
Llaman para decir
Corre.
Tienes 58 segundos desde el final de este mensaje.
Tu casa es la próxima.
Para ellos es cortesía en tiempos de guerra.
No importa que no haya ningún sitio hacia donde correr.
Nada significa que las fronteras están cerradas
y tus papeles no valgan nada
y te marquen solamente para una cadena perpetua
en esta prisión junto al mar
y que en los callejones estrechos
hay más vidas humanas
apretadas una junto a la otra
que en cualquier otro lugar de la tierra.
Sólo tienes que correr.
No queremos matarte.
No importa que
no puedas devolvernos la llamada
para decirnos que las personas que buscamos no están en tu casa
que no hay nadie más aquí
excepto tú y tus hijos
que están animando a Argentina
compartiendo el último trozo de pan de esta semana
contando velas en caso de corte de luz.
No importa que tengas niños.
Vives en el lugar equivocado
y ahora es tu oportunidad de correr
a ninguna parte.
No importa
que 58 segundos no sean suficientes
para encontrar tu álbum de boda
o la manta preferida de tu hijo
o la solicitud para la universidad
que casi ha rellenado tu hija
o tus zapatos
o para reunir a todos en casa.
No importa lo que hayas planeado.
No importa quién eres.
Demuestra que eres humano.
Demuestra que te paras sobre dos piernas.
Corre".
   
Poema escrito el pasado 22 de julio por la poetisa palestino-norteamericana Lena Khalaf Tuffaha

martes, 29 de julio de 2014

prado en verano


PRADO EN VERANO

Preñado de azulada existencia,
tembloroso, desciende
lo invisible, tembloroso,
al prado que se agita:
aliento del sol en el patio de las montañas
y alzado a las esferas día tras día,
calor tras calor,
el corazón tembloroso.
Invisible la nube
que me lleva

Hermann Broch  (1933)


Ilustración: pfp