viernes, 4 de junio de 2010

el jardín del Edén


"Este jardín era una maravilla y estaba dispuesto a la manera de los jardines reales.
Se extendía a lo largo de un estadio, en un lugar elevado, y tenía 150 pasos de anchura. Parecía una gran llanura. Allí había todo tipo de árboles: manzanos, mirtos, perales, granados, higueras, olivos. A un lado crecía una parra sobre los manzanos y los perales, como si quisiera que sus racimos rivalizaran con las manzanas y las peras. Eran estos árboles cultivados; pero también había cipreses, laureles, plátanos, y pinos y sobre ellos, no una viña sino una hiedra de bayas grandes y negruzcas que parecían uvas.

Los frutales estaban en el centro del jardín, como si buscasen protección; y los otros , estériles, en todo el entorno, como una cerca hecha por la mano del hombre, además una pequeña pared de piedra seca rodeaba y cerraba el jardín. Cada cosa estaba separada y en su sitio; las raíces de los árboles distaban unas de otras, pero en lo alto, las ramas se cruzaban y unían sus follajes, y aquello que era naturaleza parecía artificio.

Había también bancales de flores, unas producto de la naturaleza, otras del arte: las rosas, los claveles, los lirios eran obra de la mano del hombre; las violetas, los narcisos, las margaritas eran simples productos de la tierra. Había sombra en el verano, flores en la primavera, frutos en el otoño y en cualquier época era una delicia.

Desde allí se oteaba la llanura y se podía ver a los pastores guardando los rebaños; también se veía el mar y las barcas yendo y viniendo a lo largo de la costa: este era uno de los atractivos de aquel jardín de las delicias."


Longus, Dafne y Cloe, IV, 2-3



...



Fotografía: El jardín del Edén. Miniatura de las Siete Edades del Mundo. Biblioteca Real Alberto I, Bruselas

4 comentarios:

alfredo dijo...

Orden, precisión, lógica.
La perfección al servicio del hombre para provocar las emocinoes más desordenadas, imprevisibles e ilógicas.
No está mal, me apunto.

Besos

CAS dijo...

Bueno estaría tenerlo a mano hoy, después de la debacle...Nos cuidaríamos de no arruinarlo?mmmm...mmm...

(quería agradecerte muy especialmente tu cariñoso saludo en mi blog y muy especialmente darle la bienvenida a Josefina y decirle que es su casa. Me permito la confianza de decirselo aquí, donde se que es asidua visitante, porque es mi deseo que lo sepa)

Gracias por tus gentilezas en esta GRAN espacio. un besote

Josefina dijo...

Cuántas delicias inspira el jardín, cuántos anhelos, cuántos sueños…
He leído con fuición que fué en Lesbos donde el autor encontró una hermosa arboleda sagrada de las Ninfas, y en ella un cuadro adornado con una historia de amor, la historia de Dafnis y Cloe y decidió volver a crear esta imagen con palabras.
Es maravilloso: del Arte de la pintura pasar al Arte de la palabra escrita, cuyo fruto fueron cuatro libros, como una ofrenda al Amor, a las Ninfas y a Pan.
Ofrenda para aquellos que han amado, y esperanza para los que todavía no han conocido el Amor.
Gracias Pilar por esta preciosa entrada.

Y gracias a Cas por abrirme las puertas de su hermosa casa, que sigo habitualmente, llena de ingenio y delicadeza.

Sneyder dijo...

Qué lugar tan privilegiado, cuanta belleza y precisión se dan en el.

¿Existirá algún jardín en tan perfecta armonía?... por ahora, cuidemos de conservar lo que
tenemos.

Un beso