sábado, 26 de junio de 2010

Bruges-la-morte. Die tote Stadt.


CUADRO SEGUNDO


Se levanta el telón . La escena en principio se halla cubierta de densos velos, entre los cuales, en primer plano, podemos ver a Paul en la misma posición que al final del Cuadro Primero. Al mismo tiempo se oye fuera de escena la voz de la aparición de Marie, repitiendo sus últimas palabras: "Mira y comprende...". El cuadro se vuelve progresivamente pálido hasta desaparecer del todo. Después de un interludio que traduce las impresiones que suscita Brujas, la ciudad muerta, en el ánimo de Paul, los velos se levantan poco a poco y por entre la oscuridad y los contorno brumosos, aparecen el siguiente decorado: un vacío y solitario muelle de Brujas, entrada la tarde. Paralelo a la rampa, el brazo de un canal atraviesa bajo un puente bajo y arqueado . Al otro lado del canal y del puente se ve el muelle opuesto, con las características casitas de Brujas, entre las cuales se encuentra un antiguo convento de negras paredes y con ventanas protegidas por rejas en forma de cruz. En el centro del sombrío edificio, un campanario con un reloj, cuya esfera de momento no es del todo visible; por debajo del reloj hay unas aberturas en la torre por las que, más tarde aparecerán y desaparecerán los personajes del reloj. En el lado cercano del canal, a la izquierda, está la casa aislada de Marietta; la puerta está cerrada. Bancos y faroles de gas encendidos. A la derecha, viejos árboles, detrás de los cuales se adivina el camino que lleva a la iglesia. El cielo está cubierto; el claro de luna alterna con la niebla otoñal. Toques de campanas.


Texto: descripción de una representación, de la escena del segundo cuadro de la ópera "Die tote Stadt"


Ópera en tres actos. Libreto de Julius y Erich Wolfgang Korngold, firmado con el pseudónimo de Paul Schott, basado en la novela Bruges-la-morte de Georges Rodenbach. Música de Erich Wolfgang Korngold. (Representada estos días en el Teatro Real de Madrid. http://www.teatro-real.es/ )
...
Fotografía: Miss Elsie Palmer. Obra de John Singer Sargent

7 comentarios:

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...traigo
sangre
de
la
tarde
herida
en
la
mano
y
una
vela
de
mi
corazón
para
invitarte
y
darte
este
alma
que
viene
para
compartir
contigo
tu
bello
blog
con
un
ramillete
de
oro
y
claveles
dentro...


desde mis
HORAS ROTAS
Y AULA DE PAZ


TE SIGO TU BLOG




CON saludos de la luna al
reflejarse en el mar de la
poesía...


AFECTUOSAMENTE
PEQUEÑO FORMATO

ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE BLADE RUUNER , CHOCOLATE, EL NAZARENO- LOVE STORY,- Y- CABALLO.

José
Ramón...

pilar dijo...

José Ramón, gracias por el ramillete muy amable.

saludos

Barbebleue dijo...

Una ópera acuosa... y bellísima.

CAS dijo...

Tus aportes siempre me ilustras e iluminan.

(mañana tenemos futbol,jajaj, los estaré apoyando!!!) BESOTES.

GLÒRIA dijo...

Una ópera para no olvidar nunca. El cuadro, tan bien elegido, de Singer-Sargent ilustra perfectamente el espíritu de la obra.
Gracias y besos, Pilar.

pilar dijo...

"los canales no hablan ni murmuran,
solo escuchan[...]
silencio y silencio .
son la oscuridad perpetua, pero en su supereficie negra llevan prendido el cielo;
arrastran lo trascendente, lo universal, y la luz de las estrellas a la ciudad del horror y el silencio".

STEFAN ZWEIG
Brügge

Barbazul, Cas, Gloria, besos

tag dijo...

Por la descripción tan minuciosa que nos haces, supongo que asistirias a esa opera en el Teatro Real ¿no, Pilar?

Seguro que te entusiasmó y la disfrutaste porque lo que cuentas es muy interesante.

Besitos