sábado, 28 de diciembre de 2013

Edvard Muhch



Edvard Munch

Recuerdo de infancia. Más allá de la puerta. 1891


Edvard Munch
Recuerdo de infancia. Junto a la cama de matrimonio. 1891


Edvard Munch
Espectros: escenas de familia.1920


Edvard Munch
La madre muerta y el niño. 1901

Munch representó constantemente seres macilentos y fisonomías vacías. Dos dibujos que acompañan su Diario en los años 1891-1892,  condensan ese efecto de despersonalización. Más allá de la puerta y Junto a la cama de matrimonio, evocan los últimos recuerdos que Munch conservaba de su madre: un paseo, y el momento en que ella informa a sus hijos de su muerte inminente. Unas anotaciones escritas acompañan a los dibujos. Laura Munch murió en diciembre de 1868, Edvard tenía entonces cinco años.

Más tarde el pintor vuelve a trazar de memoria el suceso traumático de su infancia. El Munch Museet conserva dos esbozos en tela que trasponen el motivo de Recuerdo de la infancia sobre tela. Munch no añade a los dibujos agrandados más que alguna pinceladas de color: briznas de hierba sobre el empedrado, tiras de cielo azul y manchas de sol sobre el suelo. En las caras y en los detalles de la calle ha conservado la indeterminación que corresponde a la fragilidad del recuerdo. Los cuadros quedaron inacabados.

4 comentarios:

Barbebleue dijo...

(((O)))

gloria abras pou dijo...

En la obra de Munch valoro la fuerza de los gestos que hacen sus personajes. Solo llego hasta aquí.
Beso.

Esdedesear dijo...

Me impresiona la fuerza expresiva. En cierto modo me recuerda a nuestro Castelao aunque difiere en la temática.
Feliz año, Pilar

pfp dijo...

modestamente, Conchita, a mi juicio no hay comparación posible, quizá porque Munch impregna en su obra, vida y séntimientos plagada de recuerdos remotos

barbazul, Gloriá, Conchita, tres besos