sábado, 2 de octubre de 2010

cuadernos de Barceló, de África



"Estoy en Gao y tengo una casa sobre el río.


Hay moscas grandes como palomas, niños con el vientre hinchado como culos de mujer y mujeres con más de quince agujeros.


Hay que pintar de espaldas al viento, si no los ojos se llenan de arena. Empiezo algunos lienzos, pero la pintura se cubre inmediatamente de arena y no se ve nada. Además, el viento es tan seco que, en el trayecto del bote a la tela, la pintura ya se ha secado en el pincel.


Trabajo esencialmente sobre papel: hago entre treinta y cincuenta hojas al día. Las amontono y nunca miro debajo, pero debe haber centenares.


Vamos en piragua, Niger arriba y abajo, a ver cocodrilos e hipopótamos.


El tráfico en Gao es una mezcla del Lower East Side, Sevilla y Hong-Kong. He aprendido a conducir en Land Rover entre cabras, niños, gallinas, ciegos, y cuando la policía me para por conducir sin permiso, les doy 100 francos y me devuelven el cambio. Más que corrupción, es un cierto estado de ánimo. En toda la ciudad no debe de haber más de cien billetes de 5.000 francos, de modo que en el banco te devuelven invariablemente los mismos, cada vez más viejos y arrugados.


Una mujer cuesta cinco vacas, una vaca cuesta diez cabras, una cabra 5.000 francos CFA, es decir unos 125 francos. Pero por el momento estoy soltero"


MIQUEL BARCELÓ, Gao, marzo 1988. Galaxia Gutenberg 2004


Fotografía: obra de Miquel Barceló. Cuadernos de África

4 comentarios:

alfredo dijo...

Recuerdo aquella época, donde Barceló empezó a interesarme de verdad.
Le recuerdo una frase a su regreso a casa de Paris en Enero del 92:
"Como siempre desoladora llegada a París, hace frío y en el taxi que nos lleva del aeropuerto a casa, no decimos ni una palabra"

Gran Genio doméstico

GLÒRIA dijo...

Al principio no sabía qué pensar. Leí en un suplemento dominical, no recuerdo de qué periódico, algunos de sus "Cuadernos de Mali". Poco a poco aprendí a mirar su obra. Gracias por recordarme a este gran artista.
Mil besos, Pilar.

pilar dijo...

ese tránsito desde la irrealidad de las distancias en avión, a la realidad a la que llegas,... no sé si me explico, que duro se hace a veces aterrizar

Barbebleue dijo...

Me encanta desde que vi sus autorretratos pintando -comienzos de los ochenta-
Sus retratos con palabras son también magníficos...