miércoles, 22 de septiembre de 2010

opus nigrum, y V


África nos ha transmitido su emoción profunda plasmando toda forma imaginable, utilizando el color o excluyéndolo, manifestando delicadeza o fuerza. Su arte expresa una profunda intensidad de contenido, un mensaje de eternidad, de superación serena y grave de los límites que las circunstancias de la vida imponen.
No hace mucho que ha sido captado el mensaje. La costumbre de considerar válidos sólo los cánones estéticos derivados de las artes clásicas del mundo mediterráneo se opuso en el pasado a la aceptación de algo nuevo, tan opuesto a nuestros esquemas figurativos. Las proporciones tenían que respetarse como los buenos modales de la convivencia civilizada. Por consiguiente no se aceptaba la escultura africana como tampoco se aceptaba a Picasso, y han sido necesarias varias décadas para superar este estado de cosas, y ello siempre y cuando lo hayamos superado intimamente, siempre que queramos abandonar un racismo inconsciente, radicado en los rincones más oscuros de nuestra mente, y admitir que el hombre, y más el hombre como artista, ha sido y será sólo uno, nunca diferente por su color de piel, su lenguaje o su posición social.


Formar parte de una sociedad "técnicamente" menos evolucionada no cambia en sustancia al ser humano. Y el arte que surge de su mundo no es menos comprensible que otras artes, y no debería necesitar defensores para llegar a nuestra sensibilidad.


Fuente del texto: FMR edición española 4/1991


Fotografía: Máscara. Arte de los Attie. Costa de Marfil. Madera, altura 31 cm. Colección particular. Parma

3 comentarios:

Josefina dijo...

El Arte,como tu dices, no entra en nuestra admiración y percepción por medio de ejercicios mentales que implican la aceptación y comprensión de otras culturas.
Es al revés: a través de la llegada a nuestra sensibilidad la obra de arte de cualquier lugar, de cualquier cultura, nos invita a aprender el contexto en que ha sido concebida.

pilar dijo...

gracias Josefina por esta tu atinada reflexión.

besos

Assur dijo...

Interesantíssimos los textos dedicados al arte africano que, mira cómo son las cosas, con lo "carca" que soy respecto a todas las artes en general, las máscaras y las figuras africanas siempre me han maravillado.