miércoles, 15 de septiembre de 2010

opus nigrum, II


La mayoría de las obras plásticas que conocemos, han subsistido a lo largo del tiempo en un clima agresivo y una situación ambiental que dado lo perecedero de los materiales, han impedido la conservación de lo que debió ser un enorme patrimonio artístico, por tanto su antigüedad es bastante relativa y, a menudo dificilmente definible.

Sobre la atribución cronológica nos encontramos con dos extremos; un grupo pertenece a un inmediato pasado: África sometida a una situación de desconcierto social y económico, cesó en el siglo XX de producir el arte tradicional que le era propio y, en el otro extremo, el de los hallazgos arqueológicos, tiene por el contrario la posibilidad de ampliar sus límites temporales y geográficos. Las nuevas tecnologías aportan sistemas de análisis que permiten esperar un caudal de conocimientos hasta ayer imprevisibles.

En cualquier intento de establecer fechas, no se puede prescindir de los materiales y, a juzgar por el conjunto de las obras conocidas, podemos decir que el material utilizado preferentemente para las esculturas era la madera, quizá por su fácil localización en la zona. El uso del barro, sobre todo cocido tuvo también una notable difusión, la piedra, el marfil, el bronce y otras aleaciones metálicas como el oro y el hierro fundido fueron utilizados de manera más o menos esporádica en determinadas zonas o periodos.




Fuente del texto: FMR edición española 4/1991


Fotografía: Cabeza femenina. Arte de los bron, Ghana. Terracota, altura 25 cm. Colección particular Parma.

4 comentarios:

GLÒRIA dijo...

Pilar:
Nos estás obsequiando con otra interesante serie. Me encanta el título que le has dado. Las esculturas tienen una gran fuerza y, en el lugar adecuado, con la luz y el espacio convenientes, pueden ser impactantes, vaya.
Un abrazo fuerte.

pilar dijo...

gracias Gloria, estoy un poco reivindicativa, ahora que estan tan de actualidad los nacionalismos, yo me estoy convirtiendo en continentalista africana...

besos guapetona

CAS dijo...

Muy desprolijo lo mío, voy de adelante hacia atrás.
Perfectamente voy siguiente tu puesta al día en cuanto a arte africano.

Josefina dijo...

Pilar, no he dicho nada porque tal vez he quedado impresionada ante el arte africano que casi desconocía. Es tan duro, tal real en esa contundencia, que cuesta el camino que recorre desde los ojos sorprendidos hasta el alma que lo acoje con extremo cuidado...