sábado, 18 de septiembre de 2010

opus nigrum, IV



El arte africano no sólo posee una cualidades innegables muy altas, sino que es incluso uno de los componentes más significativos del patrimonio artístico universal. No habríamos tenido arte moderno, con sus grandes nombres, sin esa aportación fulgurante, sin esa nueva fuerza que libera los cánones puramente académicos.


Las enormes lagunas de su historia, no anulan sus valores estéticos; conocer la identidad del artista sacando su obra del anonimato no acrecienta la belleza de su creación. Frente a Giotto, la emoción no nos es transmitida a través del nombre el pintor, sino de la obra en sí misma. La sociedad africana conocía a sus artistas, pero no nos ha dado a conocer sus nombres. Existían talleres igual que en Europa. Los artistas viajaban de un sitio a otro y dejaban su huella en lugares y sociedades diferentes. Surgían como en Europa corrientes, modas y evolución en las formas.
La imprónta estilística ha abierto el camino a un sistema de reconstrucción histórico-artística que nos hará sentirnos más cultos y sobretodo más responsables de la conservación, y menos culpables por no haber abierto antes los ojos ante el fenómeno del arte africano.


Fuente del texto: FMR edición española 4/1991

Fotografía:Maternidad, (detalle). Arte de los bamana, Mali. Madera, altura 112 cm. Colección particular .Parma


5 comentarios:

CAS dijo...

Muy interesante. Denota fuerza, mucha fuerza, la de la naturaleza que tan vigorosamente rodea al artista sin duda.

besitos

GLÒRIA dijo...

Preciosas esculturas de las poco o nada sabía. Los comentarios que transcriben son también muy interesantes. Es curioso como en África se trabaja en talleres al igual que en Europa. De una manera no tan subyacente todos nos parecemos en alguna cosa.
Abrazos de piedra.

Joaquim dijo...

BRUTAL y precioso

Esdedesear dijo...

¿De que color es la piel de dios? Me parece estar viendo la misma obra de arte que he contemplado estos días: la del nacimiento de mi nieta que en cuanto amaneció se puso manos a la misma obra que nos ofreces.
La vida sigue, por suerte, y me encanta volver a estar con vosotros. Un abrazo muy grande

pilar dijo...

Conchita, desde aquí también mi enhorabuena y mi abrazo.

pilar