viernes, 17 de septiembre de 2010

opus nigrum, III


Sabemos que la mayor parte de las obras del África negra que conocemos se empezó a reunir a mediados del siglo XIX, sobre todo para formar las colecciones de los museos etnográficos, y de manera más selectiva en los años posteriores a la II Guerra Mundial, para nutrir el creciente interés del coleccionismo privado y de los museos artísticos.


En unos pocos años el ritmo de las exportaciones de arte desde África sufrió un incremento vertiginoso, debido en parte a que las antiguas colonias participaron activamente en dicho comercio , contribuyendo a agotar el rico patrimonio africano aún existente.


África se separó de una gran parte de su pasado a cambio de dinero, desarrollándose una profunda mutación, fruto de un periodo de crisis de los valores éticos y sociales, agudizados por el colonialismo. El comercio de esclavos, la trata de negros, fue juzgado de manera casi unánime como la causa principal de un empobrecimiento demográfico, así como las guerras entre etnias, aprovechadas por el colonialismo para extenderse impunemente por el continente africano. Todo ello justifica el colapso económico que sufrió el África negra.


En definitiva, una gran cultura surgió, creció, alcanzó su plenitud y declinó, aunando tanto las fuerzas positivas del desarrollo como las negativas del declive. Causas externas agravaron posteriormente dicho estado de cosas, básicamente la confrontación con nuestro mundo occidental más fuerte y ávido, e impulsado por fines prácticos y no morales, ha infligido a África un durísimo golpe que a día de hoy, parece irreparable.


Fuente del texto: FMR edición española 4/1991


Fotografía: Máscara. Arte de los bamileké, Camerún. Detalle. Madera, altura 47,5 cm. Colección particular, Parma.


.

2 comentarios:

tag dijo...

Pues si, siempre es lo mismo, llegan los todopoderosos del primer mundo a fastidiar a los "pobrecitos del tercer mundo", engañandoles con el desarrollo, cuando en realidad lo unico que pretenden es aprovecharse se sus recursos naturales, agotar su patrimonio, enriquecerse a costa de los africanos, y luego, ahí te quedas con los problemas derivados de su "altruista acción".

Me encanta lo reivindicativa que has vuelto de tus vacaciones, Pilar.

Un abrazo

CAS dijo...

Africa, America. Culturas riquísimas desvastadas por el colonialismo y la "civilización".
La reinvidicación del pasado y su revisión nos hace un poquito menos pobres.
Un abrazo