lunes, 19 de octubre de 2009

la admiración


Art. 53 La admiración

Cuando nos sorprende el primer encuentro de un objeto, y lo juzgamos nuevo o muy diferente de lo que conocíamos antes o bien de lo que suponíamos que debía ser, lo admiramos y nos impresiona fuertemente; y como esto puede ocurrir antes que sepamos de ninguna manera si este objeto nos es conveniente o no, paréceme que la admiración es la primera de todas las pasiones ; y no tiene pasión contraria, porque, si el objeto que se presenta no tiene nada en sí que nos sorprenda, no nos conmueve en modo alguno y le consideramos sin pasión.


Descartes, Las pasiones del alma




Fotografía: Los cinco sentidos, obra de Jan Brueghel el Viejo. Óleo sobre madera, 65x109 Madrid, Museo del Prado.
Pd: sugiero, clikar la foto.


10 comentarios:

Barbebleue dijo...

Siempre he creído que no hay nada más hiriente que la indiferencia. En este caso sería la 'pasión contraria'.

Me pasmo con tus escritos...

pilar dijo...

Barbazul, es Descartes el que habla.
Hace poco asistí en el Teatro Infanta Isabel de Madrid al "Encuentro de Descartes con Pascal Joven" de Jean-Claude Brisville, un texto muy interesante y de gran actualidad,(los fundamentalismos) interpretado magistralmente por Josep Maria Flotats como Descartes y Albert Triola como Pascal. Y ya puedes imaginarte ¿quién se resiste al Metodo y demás escritos?. Lo de Pascal es otra cosa, desde mi modesto punto de vista trasnochado y reaccionario que ni con buenos ojos...

pilar dijo...

Por cierto;

art. 73 Qué es el pasmo

La sorpresa, tiene tanto poder como para hacer que los espíritus que se encuentran en las cavidades del cerebro se dirijan hacia el lugar donde está la impresión del objeto admirado, que a veces los impulsa todos hacia ese lugar, y tan ocupados están en conservar esta impresión que ninguna parte de ellos pasan de aquí a los músculos ni se desvían en manera alguna de las primeras huellas que han seguido en el cerebro: lo cual hace que todo el cuerpo permanezca inmovil como una estatua, y que no se pueda apreciar del objeto más que la primera fase que de él se presentó, ni por consiguiente adquirir un conocimiento de él más particular. Esto es lo que se llama generalmente estar pasmado; y el pasmo es un exceso de admiración siempre malo.

Descartes, Las pasiones del alma.

Esdedesear dijo...

La admiración quizás sea también el primer sentimiento, el que el niño siente ante su madre, cuando aún no sabe siquiera que no forman ambos un mismo cuerpo, cuando aún le admira tanto su rostro como su propio pie. Probablemente todo arte se nos presente como la sublimación de aquel primitivo sentimiento.No me parece mal quedarse pasmado,da buena sensación, con permiso de René.Un abrazo

GLÒRIA dijo...

A mi también me gusta el pasmo cuando no es más que un divino impacto.
Me ha pasmado el cuadro que una vez ampliado me ha parecido increible. ¿Cómo se puede pintar tanto y tan bien? El texto elegido no puede ser más idóneo. Contento estaría, o está, Descartes sabiéndo que lo citas en tu blog y vas a verlo encarnado por Flotats.
Pero yo jamás te enviaría besos cartesianos. O sea que hoy, un abrazo pasmado.

pilar dijo...

para mi el pasmo también tenía/tiene un sentido positivo, una admiración positiva, eso deduje del comentario de Bbb, pero claro al consultar a tú colega, Conchita pues me quede pasmada con su definición de pasmo. Por suerte tú intervención reafirmó mis sensaciones. Y luego Gloria, si tú me dices que Descartes estará encantado de que lo saque en el blog, pues voy yo y me lo creo, solo faltaba... Y, sí Jan Brueghel El Viejo, era un maestro de maestros...
Para finalizar, a los besos pasmados de Gloria os replico a los tres, con besos admirados y de admiración a vuestros comentarios.

Esdedesear dijo...

Si Descartes levantara la cabeza y se entera de que me llamas colega te arrea un collejón con el Discurso del Método que te ibas a enterar, te quedas hasta sin el "cógito...", y después a pasmar de por vida. Un beso.

pilar dijo...

lo dudo Conchita, lo dudo muy mucho, más besos, sin método...

Josefina dijo...

"En ese nuestro mundo las cosas son vistas persiguiendo fines prácticos y las satisfacción de deseos y necesidades. Es una visión interesada. En la admiración esa visión se transforma en una visión desinteresada.

A esa visión desinteresada es lo que Aristóteles llamó theoría. Theorein es examinar o inspeccionar las cosas para ver lo que ellas son, permitiéndoles que manifiesten su realidad."
¿Por qué es siempre malo el exceso de admiración=pasmo?
Creo que es tan grande en ese caso la admiración que te deja sin palabras, necesitas tiempo para reaccionar en tu íntimo y programado mundo interior...

pilar dijo...

digo Josefina que el pasmo, debe durar un tiempo prudencial, porque pasmarse de por vida es mucho pasmarse, hay que reaccionar, también ante la admiración,

besos