miércoles, 3 de marzo de 2010

cuerpo a tierra

Se comienza a hablar de Land Art en Estados Unidos, a finales de los años sesenta, en pleno proceso de desmaterialización de la obra de arte, en pleno proceso de rebeldía contra los circuitos de arte establecidos, el Land art suplanta los ambientes interiores de talleres, galerías y muséos, por el espacio abierto y exterior de la naturaleza: el Land Art, Earth Art, Arte de la Tierra.

Walter de María utiliza este término , para nombrar sus primeras intervenciones en el paisaje, esta denominación se extiende luego a otros artistas que se sirven del paisaje y sus elementos para sus obras. El desarrollo de esta nueva tendencia artística se caracteriza por la búsqueda de nuevas formas, nuevos modelos, nuevos conceptos y un interés especial por la experiencia in situ, confrontando los límites con otras artes y otras disciplinas – arquitectura, fotografía, cine – siendo el paisaje soporte y materia.




Fotografía: obra de Walter de María . Campo de relámpagos es una instalación de 400 postes de acero inoxidable de unos seis metros de altura, clavados en la tierra, en medio de la nada del desierto de Nuevo Mexico, zona habitualmente cruzada por numerosas tormentas. Este campo de pararayos atrae las tormentas eléctircas como si de un poderoso iman se tratara, produciendo un espectáculo luminoso incomparable.

13 comentarios:

Barbebleue dijo...

Este soporte ya me atrae mucho más.

El land-art ya lo practicaban los nazaríes, incluso con toques minimalistas...

Anónimo dijo...

En la foto se observa un sugerente espectáculo para su observación y que supongo que tiene su utilidad. Por una parte nos hace pensar en los avances técnicos que parecen permitir localizar, retrasar o disminuir tormentas de nieve o lluvia (el alcalde de Moscu sobrevaloró esta posibilidad este pasado invierno, aunque son evidentes los progresos), y por otra parte la tormenta y New Mexico me recuerda al proyevto Manhattan que dirigió Julius Robert Oppenheimer en el desarrollo de la bomba A. (muy recomendable la ópera Dr. Atomic de John Adams de la que se escribió una reseña en el blog In fernem land).
Todo ello bastante bastante alejado en el tiempo y dimensiones del arte nazarie.

Amfortas.

Joaquim dijo...

Y yo me pregunto, ¿Lo realmente bello de esta "obra artística" es fruto del artista?. La foto sin duda. ¿Estamos hablando de un fotógrafo? Parece que no, que el susodicho "se limita" a fabricar un campo magnético para atraer las tormentas e intentarlas dominar a su antojo.
El artista, más ingeniero que creador, pone a disposición de un campo proclive a las tormentas, los cebos para que los rayos vayan a estrellarse contra ellos, el rayo en sí, lo realmente bello e impresionante, no lo domina el artista, al menos por ahora, más bien lo fuerza a ir donde el quiere, es como un guardia urbano controlando el fluir del tráfico en una gran avenida.
La propuesta es interesante, pero a mi, que quieres que te diga, arte o artista me cuesta apreciarlos, aunque insisto si al final lo que cuenta es la foto, eso es otra cosa. Dime retrogrado o clásico, aunque esta liebre al menos la disfruto, no como una mariscada, pero...todo se andará. Quizás en un cuarta re encarnación

lamujerdiez dijo...

Y después de los diferentes soportes que nos has presentado para el arte. No será que el arte es un filtro que hay en determinados ojos? Un determinado nervio que conecta con el cerebro de una forma especial, artística se podría decir?
En fin, para no haber bebido en la comida estoy bastante inspirada. en definitiva me parece qu el quiz de la cuestión no está en el soporte.

Liverani dijo...

En realidad todo artista maneja elementos ajenos a sí mismo cuando está creando; los selecciona (o no) y los transforma al servicio de la obra. Mucho más en fotografía. La edición forma parte de la obra, y pensar que los grandes nunca editaron sus fotos es una falacia.

GLÒRIA dijo...

Yo entiendo que fabricar un campo magnético que atrae las tormentas y produce un espectáculo como el que vemos, ya sea en fotografía, ya sea en directo, es un acto artístico comparable a la creación de un decorado-lo digo intentando responder al comentario de Joaquim que lanza preguntas al aire-.
Gracias Pilar por mostrar esta peculiar forma de hacer arte. Hace años vi una fotografía con cientos de despojos de vehículos. También en el desierte. Bajo el sol el efecto iba mucho más allá del metal viejo y oxidado.

Barbebleue dijo...

Tal vez no en concepto, pero sí en realización el Land-Art se acerca al paisajismo: modifica la naturaleza, el paisaje para embellecerlo; mezcla la arquitectura y la escultura del medio permaneciendo integradas en él. El arte musulmán, una de cuyas elaboradas cimas es el nazarí, integrando todo con la religión, eleva a categoría de arte el tratamiento del entorno natural y su representación ornamental: mármol, madera, agua, incluso estuco.
Obsérvense obras de estos land-artistas:

Walter De María: http://www.archdaily.com/wp-content/uploads/2008/07/1503035094_nama-entrance-plaza.jpg

Richard Long: http://image.guardian.co.uk/sys-images/Guardian/Pix/gallery/2003/10/30/0long_whitewaterline1.jpg

Michael Heizer: http://images.chron.com/blogs/momhouston/land.art.JPG

Robert Smithson: http://www.ionoxfordtube.com/wordpress/wp-content/uploads/2009/03/land-art-1.jpg

En el campo, el artista se limita a ser un facilitador, una enzima.

pilar dijo...

Gracias por vuestros comentarios, el Land Art, el Arte de la Tierra lo merece...

Agradezco Barbazul las bellísimas imágenes que nos has dejado enlazadas en tu segundo comentario, discrepo en que el arte nazaríe tenga connotaciones con el Land-Art... por esa regla de tres también lo serían los egipcios con sus maravillosas pirámides, o la increible civilización, quien fuera que trazara los ciclópeos dibujos en el desierto de Nazca (Perú)...
Lo que si es cierto es que, la intervención de Walter de María en el desierto mexicano, a pesar de su ambiciosa intención, ofrece una simplicidad de recursos que le acerca (toda sus obras en general) al arte minimalista.

Amfortas, creo que has hecho una relación mental (como no podía ser de otra manera en tí) con una ópera... pues mira sí, creo que está muy bien evocada...

Joaquim, tú de por tí, a las liebres me las pones trabas siempre... no sé que voy hacer contigo ni con la liebre que te tengo preparada... El artista, fundamentalmente tiene una intención, la cual podemos comprender o no, podemos compartir o no, pero la INTENCIÓN del artista es fundamental para que haya ARTE... no le pongamos tantas trabas, intentemos acercarnos sin excepticismo criatura...

Cris para no haberte tomado un vino en la comida (ya sabemos cómo se las gastan en los comedores de los Hospitales) has es tado muy inspirada, tú no necesitas mucho para inspirarte... yo también siento algo así...pero intuyo que es el artista el que pone no sé si el filtro o la gafa de aumento, para que nosotros los pobres mortales nos fijemos, reparemos con nuestra mente el ojo distraido, apresurado en convencionalismos, que mira pero no vé...

Liverani, estamos de acuerdo.

Gloria, también de acuerdo contigo, la gran produccción EL GRAN DECORADO... unir la energía, la fuerza de la naturaleza con la intención del hombre, es que no es un macro EFECTO ESPECIAL, ¿no se merecería un Goya, un Oscar?

Joaquim dijo...

Bueno Pilar, a pesar de la regañina te quiero igual. El problema es que yo no veo arte en eso, más bien es un experimento adornado y "vendido" de una cierta manera.
Desconozco exactamente como se pueden llegar a controlar esas tormentas domesticadas, pero en ningún caso me parece que lo controle el artista y me subleva que cobre derechos de autor, si los cobra, por algo que ya le viene dado y que con un poco de paciencia y cierto riesgo, puedes contemplar en cualquier espacio abierto un día de esos que tanto me gustan a mi, de rayos y truenos.
Mis limitaciones son así de simples, pero cuando digo ue nos venden gato por LIEBRE...
Lo siento, para eso y seguramente para otras cosas, no soy nada moderno.
Hablando de liebres, lo que tu hagas en un lienzo, eso, me guste o no, es otra cosa, pero lo más importante y definitivo es que quedará colgado "forever and ever" en un lugar de privilegio en mi corazón. Un rayo domesticado de esos, lo tengo crudo y más bien parecía un electro de dimensiones siderales.

Assur dijo...

Cada loco con su tema, ya verás: Hay unos versos en “El comte Arnau”, de Josep Maria de Sagarra, que siempre que se habla de rayos me vienen a la memoria. Me explico:

El malvado conde a quien, como yo aunque por razones distintas, ya que él es un malvado y yo no es que sea un santo pero..., en fin, que no: que el comte Arnau era mu malo, mu malo, y yo, en cuanto a maldad, creo que no le llego ni a la suela del zapato, lo que pasa es que a los dos nos gusta la noche... En fin, a lo que íbamos, que “és tard i vol ploure”:

Al comte Arnau, como te decía, le fascinan la noche y los peligros que ésta conlleva y, explicándole a su mujer, la “figa-flor” llamada Elvira, el porque de su pasión “noctámbula” le dice en un determinado momento que no le gustaría ser, como ella, la simiente que, encerrada entre las paredes del hueso de un melocotón, espera pacientemente que éste se pudra para germinar, sinó que él se siente más como un esplendoroso árbol con un “... bon gruix de soca / amb fulla humida i fruita flamejant [...] Verd i vermell en temps de pau i guerra / sense que el llamp m'emblanquinés d'esglai”

Ahí quería yo llegar: Fíjate qué hermosura y qué fuerza tiene esta imágen: “Sin que el relámpago me encalara de pavor”, traduciríamos literalmente.

El poeta utiliza el verbo “emblanquinar” (encalar) para describir el sobrecogimiento que produce la fugaz pero intensa luz del rayo en la noche...

¡Buf, Pilar!... Para que luego digan que una imagen vale más que mil palabras...

Y me voy a la cama, que ya es hora. :)

Assur dijo...

Querida Pilar: Me he releído esta mañana el comentario que te mandé de madrugada, y me ha parecido que no me había explicado lo suficientemente bien al intentar describir la imagen conseguida por Sagarra, utilizando, éste, de forma magistral, un solo verbo, así es que lo he intentado de nuevo, y esto es lo que me ha salido:

El poeta utiliza el verbo “emblanquinar” (encalar) para describir el sobrecogedor y refulgente haz de luz con la que un rayo irrumpe en la oscuridad, iluminando, de forma fugaz, un árbol.

Ai, no ho sé, tu... No sé si, de nuevo, me he explicado lo suficientemente bien, y es por ello que, con esta duda, además de reafirmarme con lo que dije que no siempre es cierto que una imagen valga más que mil palabras, también digo que un solo verbo -en este caso ”emblanquinar” (encalar)-escrito en el punto preciso de un verso sin duda alguna vale más que todas las palabras con las que me estoy peleando desde que me he releído el comentario que te mandé de madrugada. :)

Ah!, y antes no se me olvide de nuevo, quiero felicitarte por el acertadísimo “Cuerpo a tierra” con el que has titulado este “post”.

Abrazos mil, y me voy, no con la música a otra parte, sino con el carro a comprar a la plaza. :)

pilar dijo...

Enric, ¡que preciosidad¡ bendito séa el Land Art que hacen salir estos poemas de los poemarios...

como te cunde la noche...

besos y a la Ana María también.

CAS dijo...

Hola Pilar. La inventiva del artista no tiene límites. Después tendrá o no tendrá aprobación, pero que el esfuerzo lo hacen..lo hacen.
La imagen me agrada, el experimento y como es captado logra un cometido estético, artístico.
Claro, que leyendo los comentarios, ha aprendido muchísimo, y más que nada por eso y por tu excelente aporte dejo estas palabras.
Es como decir "presente" me voy a informarme más y abro mi cabeza y mi sensibilidad ante otros tipos de expresiones artísticas.
Muy bueno!!!
cariños.