jueves, 14 de enero de 2010

vórtice destructor, el infierno en Haití



la naturaleza contra la humanidad

la humanidad contra la humanidad

la desolación

el caos

la miseria

la ignorancia

el egoísmo

la codicia

la avaricia

la muerte




Sentada ante el ordenador, en la confortable comodidad de mi casa no sé que decir ante el horror y la tragedia que desfila en la pantalla de la TV a raíz del destructor terremoto de Haití. El terremoto y la muerte, sobrevino hace a penas veinticuatro horas, pero la miseria, y el abandono de la población de Haití es crónica, endémica, en éste, un país colonizado, esquilmado y abandonado.
Los organismos internacionales piden ayuda generosa y urgente...
...dicen que la naturaleza es sabia, ¿tendremos que darle gracias a esta brutal sacudida, a esta avalancha de muerte, por ponernos delante, la realidad de este país de miseria, de desgracia, a este país hasta ahora invisible?


Fotografía: obra de Miquel Barceló

11 comentarios:

Josefina dijo...

No me quedan palabras. Me solidarizo con tu desolación y siento una angustia indescriptible ante ese horror...

Josefina dijo...

Vuelvo al comentario. Y ahora es peor.
Me pregunto: ¿ahora toda la ayuda internacional? ¿AHORA?

Recordando Haiti como destino, una religiosa misionera y médico, en el año 1985 vivió experiencias durísimas y las plasmó en un librito de poemas que titula: "A vivir y a morir" (Mª Antonia Liviano Campos), y entonces ya era así:
"Cadáveres apilados, placentas,
miembros amputados
son la carga del camión volquete,
que cruza la ciudad
goteando putrefacción,
y exhalando olor a muerte,
que se mezcla con los mil olores de la durísima vida de esta ciudad.
Van hacia Titayé,
a vaciar en un hoyo
la macabra carga
de mendigos harapientos...
....
y hurgarán los perros,
y crecerá la hierba,
y a lo lejos
la mar
olerá a mar,
y a lo cerca
la tierra
ya no olerá a tierra.
Valle de Josafat
donde mis amigos duermen
....
En la Embajada haitiana
posters rebosantes de luz
playas exóticas,
palmeras, cocoteros...
todo con la misma contraseña
HAITI
Vive la diference!!

Y todos lo sabíamos...

GLÒRIA dijo...

Tengo ganas de ser parca y realista hasta la crueldad. La naturaleza ha terminado con la miseria de muchos. La humanidad es culpable de esta miseria. Hay voluntarios del mal, sociedades que alimentan el hambre y lo convierten en una de sus armas.Tal vez no pueda evitarse un terremoto pero sí prevenirlo y evitar un victimario. El mal existe, es imparable y, tan sigiloso, que, a veces, nos sorprende de golpe. Hay quien alienta y empuja este mal.
No he sido lo parca que pretendía y he reprimido crueldad.
De todas formas, siempre un besos querida Pilar. Desdeel confortable calor de mi hogar y no sintiéndome ajena a cualquer temblor mortal aunque sólo sea mío.

kundry dijo...

La absurda idea de un dios con cara humana, dios padre, dios hijo, noa hace creer que verdaderamente somo los hijos de ese dios y que la vida está hecha para nuestra existencia, para que nosotros, como raza humana, dominemos el resto de la creación...
Muy lejos de la realidad. Los humanos somos unas minúsculas estructuras que no nos entendemos ni a nosotros mismos y que, aunque cada día tengamos una posibilidad más de destruir una buena parte de esa creación, las fuerza naturales, nos ponen en nuestro sitio de polvo eres. Nuestro destino es morir, de forma individual o colectiva, pero ahí acabaremos todos.

Barbebleue dijo...

El infierno existe, está entre nosotros, pero a la vez lejano en nuestras pantallas planas, inodoras, estériles y con botón de apagado.

Es el mal residente de la especie humana: en el corazón de las tinieblas una costra de lodo nos protege los sentidos y aplaza nuestra demencia.

El vómito de sangre del Apocalipsis nos presenta a la muerte como liberadora, como aliada del dolor, mientras yo me limito a escupir mi cómoda impotencia en palabras que evitan mis miserias.

Continuará... (no lo dudéis)

Joaquín A. dijo...

Con tres heridas yo voy...



http://www.youtube.com/watch?v=2bos-9EFTfY

en medio de este horror se incia el centenario del nacimiento de Miguel Hernandez

Joaquim dijo...

Y el horror siempre machaca a los desvalidos,a los miserables, a las víctimas más inmundas de la codicia.
Ahora nos piden que ayudemos, como los bancos piden a los gobiernos que les ayuden ante la mierda que ellos han ocasionado.
¿Quién ha dejado que Haití sea así?
¿Cómo es posible que Dios permita esto?
¿Cómo es posible?
¿Dios no era justo?

Josefina dijo...

Ante la desolación que nos invade a todos, me he permitido enviaros una reflexión por si nos sirve un poco o un mucho:

Fuente: José Maria Castillo, teólogo

"Mi respuesta es clara: Si Dios existe y es como nosotros nos lo imaginamos, es decir, con poder para impedir que pasen estas catástrofes, ese Dios es un canalla, un criminal sádico. Y no vale aquí echar mano del fácil argumento según el cual Dios es un Misterio.
Un "Misterio criminal" sigue siendo criminal, por muy Misterio que sea. Por tanto, mi convicción es que el poder de Dios no es, no puede ser, como nosotros nos lo imaginamos. Nunca deberíamos olvidar que Dios es el Trascendente. Y eso quiere decir que Dios nos trasciende, o sea, no está a nuestro alcance. No podemos saber cómo es. Lo único que sabemos es que el mundo, el planeta, la naturaleza, todo eso es como es.

Dar el salto a la "trascendencia" y así hacernos una idea de Dios sobre el que cargamos todo lo malo que pasa en el mundo, eso es el mayor disparate y la más peligrosa equivocación que han cometido las religiones. En definitiva, lo único sensato que se puede decir en este momento es que el mundo es como es. Y a nosotros, lo que nos toca, es procurar que este mundo funcione de tal manera que en él se pueda remediar o aliviar el sufrimiento lo más y lo mejor posible.

Por ejemplo, tenemos que luchar para que la economía mundial se gestione de forma que se puedan aliviar estas desgracias. Todo lo que no sea ver así el problema, es meternos en un callejón sin salida, en el que tendremos además que convivir con un Dios maldito. Tan maldito, que maldita se la hora en la que nos lo enseñaron así, tan criminal y tan peligroso."

pilar dijo...

gracias Josefina,

esta reflexión del señor Jose Mª Castillo me reafirma en mi aversión a las religiones, a su gran engaño, a su manipulación... puedo entender, y aceptar que si un dios existe no está a nuestro alcance comprenderlo.

Barbebleue dijo...

Tampoco nos lavemos las manos echándole la culpa a dios. Somos culpables de este y otros horrores con o sin dios. ¿O dios era la excusa?

kundry dijo...

Y es que seguimos empecinados en equivocar las religiones con las filosofías.
Cada vez entendemos más claramente la diferencia entre filosofías y partidos políticos, pero seguimos aferrados en no distinguir ¡CON LO CLARA QUE ES! la diferencia entre cristianismo y catolicismo...