miércoles, 14 de septiembre de 2011

Somalia, la humanidad sin vergüenza


La crisis en el cuerno de África se ha agravado hasta hacerse dramática. Los pastos y los pozos de agua han sido considerablemente dañados por años de sequía, y la producción agrícola se ha reducido incluso en algunas de las zonas más productivas de Somalia. La falta de inversiones, el deterioro de los recursos y los conflictos políticos han agudizado estos graves problemas.
Es inadmisible que, en nuestro tiempo, con los recursos financieros, las tecnologías y los conocimientos de los que disponemos, más de doce millones de personas puedan llegar a morir de hambre. La acción internacional no está logrando paliar la tragedia causada por la sequía, los altos precios de los alimentos y los conflictos bélicos.
Etiopía y Kenia siguen asistiendo a la afligida y masiva procesión de hombres, mujeres y niños que cruzan sus fronteras, al tiempo que tienen que hacer frente a la falta de lluvias.
La sequía, no es una novedad en la región y su intensidad, gravedad y frecuencia pueden aumentar en los próximos años por el cambio climático. Hay  que ayudar a estas poblaciones a construir un futuro. Se disponen de planes de inversión aprobados, pero falta su financiación. Si los Gobiernos y donantes no invierten ahora, la espantosa hambruna que se está tratando de combatir ahora volverá nuevamente y será un desastre para la continente africano y una inmensa vergüenza para la comunidad internacional.

Fuente del texto: Declaraciones de Jacques Diouf, director general de la Organización para la Alimentación y Agricultura

Fotografía: Acuarela sobre papel, obra de Clemente

10 comentarios:

Esdedesear dijo...

Te equivocas Pilar, esos miles de seres humanos no estan cruzando las fronteras en busca de agua y comida, está viniendo a pie a ver al Papa, porque se olvidaron de mandarles el billete de avión como a sus hermanos del resto del mundo. ¡No puedo entender nada! Está claro que esos viajecitos de católicos ricos no pueden tener un sentido evangelizador como dicen, pues parece que ya están bastante evangelizados, eso sí, mal evangelizados, porque si no se gastarían la pasta en cosas más serias, como ésta.
No me imagino teniendo un hijo que pasa males y otro que nada en la abundacia, y al primero le mando dinero para que venga a verme y al otro que le "vayan dando". En fin, no me gusta meterme en las conciencias de los demás, aunque esos demás se pasen la vida metiéndose con la mía.
En fin, perdona el deshogo del que seguro que me arrepentiré. UN abrazo.

pilar dijo...

no, Conchita, no te arrepientas,...que debiera haber una autopista que los hubiera conducido a la Puerta del Alcalá este pasado mes de agosto en Madrid, o al Vaticano, o a la ONU, a la UNESCO, y a la FAO, y la UNICEF a todas esas organizaciones que temo sirven para poquito vistos los resultados,y a casa de cada uno de nosotros,... que solo con verlos en la tele no tenemos bastante para ponernos manos a la obra...

¡¡¡ay dios¡¡¡
¿hay dios?

Barbebleue dijo...

“El mandato de la FAO: alcanzar la seguridad alimentaria para todos, y asegurar que las personas tengan acceso regular a alimentos de buena calidad que les permitan llevar una vida activa y saludable.”

El llamamiento a cumplir su mandato a quién se lo hace? A los países miembros? A la Gobernanza? O a nosotros, los soldaditos de a pie? Me resulta chocante que quien tiene que resolver un problema de este calado tenga que emitir una petición de ayuda.

Si no pueden o no saben cumplir sus funciones, cerramos la sede romana del organismo, ahorramos unos eurillos, y practicamos la solidaridad individual...

pilar dijo...

llevas toda la razón Barbazul, yo creo que estos Organismos brillan por su incompetencia,... esta "crisis" se los debiera llevar todos por delante y poner en marcha algo realmente util, eficaz, aprovechable, beneficioso,...

Josefina dijo...

Ya sé que sólo puedo expresar una lamentación, pero ahí está mi gran tristeza, que me hace guardar silencio, un silencio lleno de rabia, de indignación, de impotencia, de cuestionarme a mi misma ¿qué estoy haciendo aquí, o qué no estoy haciendo que debería hacer?.
!Qué vergüenza tan grande!
Un abrazo, Pilar, Conchita, Barbebleue.

pilar dijo...

esta bien cuestionarse todos los días Josefina, peor para ellos los que van a piñón fijo ...otro abrazo para tí.

Joaquim dijo...

Y los indignados? Dónde están los indignados, el sistema se los ha comido y ya tan solo quedan unas docenas, pero residuales
Y así nos va.
La crisis fortalecerá a los poderosos y nos colocará en la precariedad de la supervivencia y el 20N lo veremos con estos ojitos que se los comerá la tierra.
Lo de Somalia es tan lamentable como lo que está sucediendo a la vuelta de la esquina.
Cáritas non da el abasto para tanta miseria nacional y ayer volviendo a casa por la noche, me quedé estupefacto al ver tantísima gente durmiendo en los soportales, en la calle, en la puta calle.

pilar dijo...

yo no sé los otros, pero mi indignación, por desgracia, es como una gran ballena varada en una playa...¡de lo qué sirve...¡

Joaquim,un abrazo enorme

Antonio Perea dijo...

Sólo nos queda la indignación, los medios para poner en marcha una solución los tienen otros… ¡gracias a nuestros impuestos! Me sumo a todos vuestros comentarios y a tu post, Pilar, blogs como los vuestros son un oasis de dignidad entre tanta cochambre institucional y religiosa. (Por cierto, espléndida la acuarela de Clemente).

pilar dijo...

Clemente es un pintor extraordinario,lo descubrí en una monumental retrospectiva en el 2000en elGuggen de Bilbao, desde entonces muy a menudo repaso su obra llena de color y expresividad.

esto de los blogs es como aquello de ...dios los cría y nosotros nos juntamos... gracias Antonio, tu blog es de los que no tienen desperdicio. Un abrazo