lunes, 18 de enero de 2016

sensual Ingres


Frente al tratamiento del desnudo masculino, heroico y marcial, aprendido de su gran maestro, David, Ingres se adentró en ese género únicamente a través de la pura carga erótica contenida en la belleza del cuerpo femenino, sin obedecer a los cánones estéticos del desnudo académico. Su Grande Odalisque, liberada de toda razón moral y sin entender ni de mitología ni de historia, sin atenerse tampoco a la estricta anatomía, se hizo célebre por constituir una invitación directa al placer sensual. Se considera, por ello, el primer gran desnudo de la tradición moderna.



Para su célebre Baño turco, Ingres se inspiró en los fragmentos de un relato dieciochesco −redactado por la esposa de un embajador inglés, Lady Montagu, tras su visita a un baño turco−, en los que se describe cómo unas mujeres se acicalan para la boda de una de ellas. Ingres creó así la cálida y acuosa sensualidad de una escena vetada al ojo masculino. Concluido cuando contaba ochenta y dos años, su ejecución debió desvelarle durante mucho tiempo, pues se conoce que trabajó en él durante años, dibujando y estudiando el argumento para acomodarlo a su propia estética. Primero lo llevó a un soporte cuadrangular, pero, persuadido por la carga erótica del cuadro, decidió convertirlo en un tondo. Ese nuevo formato, cuya circularidad no hace sino subrayar la sinuosidad musical de las opulentas curvas femeninas.

Fuente del texto: Catalogo Museo del Prado.

Las señoritas de Aviñón, pintadas en 1907  por Pablo Picasso cuarenta años después.



La Baigneuse 1808. Jean-Auguste Dominique Ingres


Edgar Degas, Óleo Escenas de toilette, en torno a 1888


El violín de Ingres, fotografía de Man Ray 1924


Mujer que fue pájaro, 1990 Joel Peter Witkin. 

7 comentarios:

Allau dijo...

Pilar, creo que tendré que escribir un "Je me souviens" a propósito de este Baño Turco.

pfp dijo...

quedo a la espera, Allau, un abrazo

gloria abras pou dijo...

Precioso Trabajo, Pilar. Nos invita a adentrarnos más en el talento de Ingress i en cuanta fue su influencia en artistas posteriores. El baño turco me gusta mucho y el hecho de verlo desde un círculo me hace pensar en haver espíado a estas damas prohibidas y secretas a través del ojo de la cerradura.
La gran odalisca es un cuadro bellísimo. A mi me recuerda la grandeza artística de Velázquez.
Mil besos y mil gracias.

pfp dijo...

algo de eso hay, Gloria... ese mirar un algo prohibido... No obstante, Ingres no podía por menos que "encuadrar" en un circulo esas curvas exuberantes ...

gracias a ti, Gloria, por tu fidelidad, tu atención y tu participación; eres un lujo...

besos

virgi dijo...

Vimos la exposición justo al día siguiente de inaugurarla, impresionante.
Esas espaldas hablan solas y el lujo y la exuberancia son sólo un pretexto.
Besos besos

Olga Xirinacs dijo...

Des de petita admirava algunes d'aquestes pintures en els àlbums dels grans museus que tenia el meu avi, Gustau, amant de l'art en majúscules. Em deixaven elsllibres i jo em posava sota la taula, sobre la catifa, a mirar. El record queda per sempre. Gràcies per acostar-los de nou.

pfp dijo...

Virgi, veo que no te pierdes una, haces bien, qué alegría volver a tenerte por aquí


Olga, bienvenida; me alegro que mi entrada te haya traído bellos recuerdos. Peto se