jueves, 14 de enero de 2016

Monsieur Bertin


La potencia de la pintura y el  dibujo de Ingres  es más poderosa que mil palabras. Prueba del carácter irreductible de su arte, es la influencia que entre artistas de diverso signo ha tenido desde el final de su carrera hasta nuestros días.

Imagen: Louis-François Bertín, poderoso empresario del mundo editorial, encarga su retrato a Jean Auguste-Dominique Ingres en 1832. Con este retrato -imagen viva del cuarto poder- culmina Ingres con arrogante perfección su trayectoria como retratista.

2 comentarios:

gloria abras pou dijo...

Imponente, Pilar. Imponente.
Mille baci!

pfp dijo...

impone, Gloria, impone...

un abrazo