viernes, 24 de enero de 2014

Charles Baudelaire


INFANCIA: viejo mobiliario, Luis XVI, Antiguos, Consulado, Pasteles. 
Sociedad siglo XVIII.
   Después de 1830, Colegio de Lyon. Golpes, batallas con los profesores y los camaradas. Grandes melancolías.
   Regreso a París. Colegios, y educación por mi padrastro.
   Expulsión de Louis-le Grand, historia del Bachillerato.
   Viajes con mi padrastro (Pirineos). Vida libre en París. Primeras relaciones literarias.
   (Ourliac, Gérard, Balzac, Levavasseur, Delatouche). Veuillot.
   Viaje a la India (de consentimiento mutuo).
   Primera aventura (barco sin rumbo) (El Capitán Adam). (Mauricio, isla Borbón, Malabar, Ceylán, Indostán, Cabo; paseos felices).
    Segunda aventura (Regreso en un barco sin víveres y hundiéndose).
   Regreso a París. Segundas relaciones literarias (Sainte-Beuve, HUgo, Gautier, Esquiros). Delacroix.
   Durante mucho tiempo, dificultad para que cualquier director de periódico me comprenda.
   Gusto permanente, desde la infancia, por todas las imágenes y por todas las representaciones plásticas.
   Preocupación simultánea por la filosofía y por la belleza en la Prosa y la Poesía.
   ¿Qué es la Poesía? ¿Qué es la Prosa?
   De la relación perpetua, simultánea, del ideal con la vida.

Charles Baudelaire
Notas para una biografía 1860


Fotografía: Charles Baudelaire. Autorretrato. Pluma y lápiz rojo, 21,9 x 15,2 cm. 1860. Musée d´Orsay.



5 comentarios:

Allau dijo...

Formidable. Y también incomprendido. Ya os apañareis sin salir malheridos.

Barbebleue dijo...

sostenía Pessoa que ser poeta era su manera de estar solo; añadiría por mi cuenta que con uno de ellos nunca sentirás soledad, mucho menos si es de la talla de Baudelaire, de quien es imposible salir, y mucho menos sin heridas...

flores y besos

gloria abras pou dijo...

Y yo añado a su amigo, el joven Rimbaud del que tengo un taco pendiente de leer.
Bons baisers au clair de la lune.

virgi dijo...

Inteligente resumen, cosas de genios que pueden pensarse sin alharacas.
Besitos

pfp dijo...

Baudelaire, Rimbaud; heridas profundas, llenas de sentidos y sinsentidos, llenas de delirante compañía¡