sábado, 26 de noviembre de 2011

pollock, el dripper


"Mi pintura no procede del caballete. Por lo general, apenas tenso la tela antes de empezar, y, en su lugar, prefiero colocarla directamente en la pared o encima del suelo. Necesito la resistencia de una superficie dura. En el suelo es donde me siento más cómodo, más cercano a la pintura, y con mayor capacidad para participar en ella, ya que puedo caminar alrededor de la tela, trabajar desde cualquiera de sus cuatro lados e introducirme literalmente dentro del cuadro. Se trata de un método similar al de los pintores de arena de los pueblos indios del oeste. Por eso, intento mantenerme al margen de los instrumentos tradicionales, como el caballete, la paleta y los pinceles. Prefiero los palos, las espátulas y la pintura fluida que gotea y se escurre, e incluso un empaste espeso a base de arena, vidrio molido u otros materiales inusuales adicionados. Cuando estoy en la pintura no me doy cuenta de lo que estoy haciendo. Sólo después de una especie de período «de acostumbramiento» ver, en lo que he estado. No tengo miedo de hacer cambios, destruir la imagen, etc., pues la pintura tiene una vida en sí misma. Trato de que ésta surja. Sólo cuando pierdo el contacto con la pintura, el resultado es una confusión. Si no, es pura armonía, un fácil dar y tomar y la pintura sale muy bien

[Fotografía: obra de Paul Jackson Pollock, Wyoming 28 de enero de 1912- Springs EE UU 1956

8 comentarios:

Joaquim dijo...

Me ha gustado mucho esta liebre de Paul Jackson Pollock, para que veas que a veces y sin patatas, me gustan algunas liebres a las finas yerbas, como esta de hoy.
También me gusta eso que dice de "No tengo miedo de hacer cambios, destruir la imagen, etc., pues la pintura tiene una vida en sí misma", la pintura como todo.
Bon cap de setmana Pilar

pilar dijo...

también para tí Joaquim, BESOS

alfredo dijo...

Me lo creo a pies juntillas. No le envidio pues a veces, siento lo mismo.

Haí me has dado, Pilar.

Besos

GLÒRIA dijo...

Recuerdo la primera vez que me hablaron de Pollock, el primer Pollock que vi -sin título, claro- y la interesante película. Es un artista único. Ni él sabría copiarse. El texto retrata perfectamente su estilazo.
Besos como salpicaduras de colorines, por ejemplo.

pilar dijo...

Pollock, demostró que la "pintura" tiene vida propia...

Alfredo, Gloria, besos a los dos

Esdedesear dijo...

Me encanta Pollock, y en la pintura como en todo lo demás, "no me doy cuenta de lo que estoy haciendo. Sólo después de un período de acostumbramiento, ver, en en lo que he estado. Schopenhauer decía lo mismo con respecto de todos nuestros actos. Sin más. UN abrazo, Pilar.

Paco dijo...

Te ha quedado genial.

saludos

Sneyder dijo...

En contacto con la tierra el lienzo se despereza, muta, respira, creando la pintura sobre el lienzo vida...

Un abrazo