sábado, 22 de octubre de 2011

hongos, poema


De noche, muy
blancos, discretos,
muy silenciosos

nuestros pies, nuestras
narices captan
la tierra, el aire.

nadie nos ve,
para, traiciona;
los granos abren

paso, los puños
púas apartan
y hojas tupidas,

incluso alfombras.
Mallos, arrietes,
sordos y ciegos,

del todo mudos,
agrandan grietas,
sondean huecos.

De agua vivimos,
de migas de aire,
suaves pedimos:

o todo o nada.
¡Somos tantísimos¡
¡Somos tantísimos¡

Somos estantes,
mesas, muy dóciles
y comestibles,

entrometidos
involuntarios.
Somos fecundos:

mañana el mundo
será nuestro:
ya os avisamos.

Sylvia Plath

Fotografía: obra de Alighiero Boetti

4 comentarios:

GLÒRIA dijo...

¡Qué placer leer una Plath tan graciosa y divertida!
La pintura también me gusta, of course.
Y a Vd.la quiero mucho.

pilar dijo...

te diré Gloria que mientras colgaba la poesía pense, -a Gloria fijo que le gustará-

besos enormes para tí

Barbebleue dijo...

a Barbebleue también le gusta: ya te aviso.

pilar dijo...

tomo nota, Barbazul