martes, 22 de febrero de 2011

sangre, a propósito de Libia


Sangre

Desde los ángulos del orden cromático y biológico, la sangre, corresponde al color rojo, expone el final de una serie que tiene en su origen la luz solar, y el color amarillo y en medio el verde y la vida vegetal.
El paso del amarillo al verde y al rojo aparece en relación con un aumento progresivo del hierro. En conexiones tan estrechas como la de la sangre y el color rojo, es evidente que ambos elementos exprésanse mutuamente; las cualidades pasionales del rojo infunden su significado simbólico a la sangre; el carácter vital de esta se trasvasa al matiz.
En la sangre derramada vemos un símbolo perfecto del sacrificio. Todas las materias líquidas que los antiguos sacrificaban a los muertos, a los espíritus, y a los dioses (leche, miel, vino) eran imágenes o antecedentes de la sangre, el más precioso don, facilitado en las culturas clásicas por el sacrificio del cordero, el cerdo y el toro, y en las asiáticas, africanas y americanas por sacrificios humanos (como también en la Europa prehistórica). El refrán de los árabes "La sangre ha corrido, el peligro ha pasado" expresa suficientemente la idea central de todo sacrificio: el don aplaca las potencias y aparta los castigos mayores que podrían sobrevenir.
.
Fuente del texto: Diccionario de Símbolos. Juan Eduardo Cirlot
...
Fotografía: Escala cromática

3 comentarios:

Barbebleue dijo...

en relación al oxígeno pasa del azul, venoso y noble, al rojo vivo, festivo y popular; ese que siempre se derrama para avanzar...

Esdedesear dijo...

La desolación ¿qué color tiene?. Estoy desolada por lo que ocurre pero mucho más por la connivencia que las democracias occidentales mantuvieron con Gadafi. ¿Qué autoridad nos confiere esa actitud para hablar ahora?. Más vale callar después de tantos intereses perversos. Gracias Pilar.

pilar dijo...

la desolación no tiene color Conchita...es como el limbo,...la desolación la superamos una y otra vez respirando oxigeno azul y en sangrías rojas... es nuestro sino, nada nuevo

besos a los dos