lunes, 28 de febrero de 2011

Parsifal


¡CURADO SEAS, SALVADO
Y PERDONADO¡
PUES AHORA YO CELEBRARÉ
TU OFICIO.
¡BENDITO SEA TU SUFRIMIENTO,
QUE HA DADO A ESTE
LOCO TEMEROSO
LA ALTÍSIMA FUERZA
DE LA COMPASIÓN,
EL PODER
DEL MÁS PURO CONOCIMIENTO. ( Parsifal acto III)



El relato de una de las leyendas del Santo Grial inspiró a Wagner una ópera de significado imperecedero. Wagner definió esta obra como “festival escénico sagrado”, máximo exponente de la idea de redención que impregna toda su obra.
Parsifal está siendo representada estos días en el Gran Teatro del Liceu de Barcelona. http://www.liceubarcelona.cat/



Fotografía: Obra de Anselm Kiefer, Las nornas 1983. 4205 x 2805 x 60 . Entre 198o y 1983, Kiefer revisa las imágenes de la arquitectura monumental Hitleriana, utilizando y trasformando fotografías antiguas y planos arquitectónicos. En este trabajo concretamente, utiliza la estructura abovedada para contener la presencia invisible de las Nornas, las tres figuras del destino en la mitología germánica, pasado, presente y futuro. Sus nombres están rayados en el techo, mientras que por debajo un fuego ardiente simbolizan la salvación y la regeneración. Esta obra refleja la fascinación del artista por el folklore nórdico y los motivos wagnerianos, y sus intentos de reconciliar la historia reciente de su país, a través de los mitos de la leyenda germánica.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

De Parsifal a Der Ring gracias a Kiefer y las nornas, Urd, Verdandi y Skuld, que en las raíces del fresno del universo tejen los telares de la historia, aunque también alimentaban a los cisnes del río Urdar. Quien sabe si uno de esos cisnes sería el que mató Parsifal.
Kiefer y Wagner después de la serie de Africa hace pensar que la cultura es una buena terapia contra las dictaduras.

Amfortas.

pilar dijo...

eso creo yo también, la cultura y el arte, el mejor remedio para todo.

besos Amfortas,

Barbebleue dijo...

Kiefer se siente atraído por los grandes mitos, como se puede ver actualmente en Madrid donde expone sus ilustraciones sobre la formidable leyenda griega de Jasón y los Argonautas; lo cual nos lleva de vuelta a la ópera alemana...

pilar dijo...

Barbazul, gracias por recordarnos la expo de Kiefer, se limita a unas pocas fotos originales herméticas, si no conoces un poco su obra y trtayectoria. Dejo el enlace por si alguien se anima a verla aunque sea virtualmente. www.ivorypress.com

Joaquim dijo...

Y es curioso que Guth utilice el Parsifal, para exorcizar por enésima vez la culpabilidad alemana, por el totalitarismo que emrgió después de la derrota de la Primera Gran Guerra. Esa redención en un nuevo ídolo, puro y loco, vestido de militar, duele mucho.Es una nueva perversión que particularmente a mi, me pareció genial, aunque quizás la fórmula esté casi agotada.
En cualquier caso, a golpe de cultura también puede llegar una dictadura, como todo, depende de la perversión que se ejerza sobre ella.

pilar dijo...

las dictaduras llegan hasta de las manos de DIOS ¿no crees?
casi puedo compartir contigo el novedoso tratamiento que da Guth a Parsifal,solo le critico el incesante movimiento escénico de carrusel, que a mí particularmente me cansó y acabó mareándome.

besos joaquim

Joaquim dijo...

Él es el primer dictador