viernes, 17 de diciembre de 2010

la mano en el pecho


Ascético, elegante, sobrio, solemne, digno, modesto, reservado, indiferente, inexpresivo...

La templanza parece rasgo destacado de su persona, su complexión pálida, su nobleza, se refleja en el refinamiento de sus rasgos, su traje adornado con finos puños y gorguera es la personificación de la elegancia, no blasona ninguna cruz, y su colgante apenas es visible, pero su rico atuendo, su cadena y colgante de oro, el pomo finamente labrado y dorado de su espada dan fe de su riqueza y superioridad social. El decorado es parco, no hay cortinas ni mesas cubiertas de terciopelo, ni antiguas arquitecturas.

La identidad de este caballlero, queda guardada junto al corazón por su mano elegantemente explayada sobre su pecho. Este gesto indica una declaración de intenciones que ha de ser mantenida como cuestión de honor, una manera de manifestarse respetuosa y sincera. Su elitismo está templado por su virtud, sus valores morales sobrepujan a su fuerza física.

El Greco, ha detenido el tiempo para fijar la atención en un juramento perpetuo, inmortal.

...



Fotografía: Caballero de la mano en el pecho. Museo del Prado, Madrid. Obra de El Greco

7 comentarios:

GLÒRIA dijo...

Pilar:
Las palabras idóneas para una pintura que vive, luminosa, en los caóticos museos de mi subconciente.
Un beso lleno de afecto.

Josefina dijo...

La última vez que lo ví, hace ya dos años, me impresionó más que nunca. Me fijé en sus ojos con distinta mirada y expresión, uno de otro... y esa mano.
Gracias Pilar.

Barbebleue dijo...

una tenue expresión de satisfacción alumbra su rostro, donde esa ptosis añade dramatismo... y preocupación.

la mano, esa mano, no ha sido hecha para blandir sino para tañer.

gracibeso, pilar

pilar dijo...

ese párpado caído, quizá congénito es cierto que le dá una expresión única al retrato y distingue al retratado tanto como su mano al pecho...
no estoy yo tan segura de que esa mano, sirva más para tañer que para blandir.. Estos nobles de la corte de Felipe II impasibles y distantes, no actuaban impetuosamente:
"Estaréis muy advertido de no enojaros con poca causa, y desenojaros luego con la misma, porque esto más es calidad de muchachos que obra de personas reales" Baldassare Castigiole, El Cortesano, traducción de Juan Boscan

kundry dijo...

La ptosis palpebral del ojo izdo. que muy bien habéis visto, puede deberse al llamado síndrome de Claude-Bernard-Horner que cursa con la ptosis palpebral por afectación del sistema simpático.
Si además fuera (podría haber sido) una manifestación más del síndrome de Pancoast, la causa más frecuente es un tumor del vértice pulmonar, que además causaría dolor torácico, anemia, etc.
Esa mano en el pecho quizás esté sujetando una pared torácica doliente...

kundry dijo...

Viendo más detenidamente y ampliada la foto, parece que el ojo izquierdo tiene la pupila más cerrada que la del derecho, (miosis), lo cual aumenta la posibilidad del síndrome de Cl-B-Horner.

pilar dijo...

gracias Kundry, a lo mejor ese supuesto dolor torácico me inspiró la entrada.

besos