miércoles, 16 de diciembre de 2009

Giotto


Giotto di Bondone, 1267-1337 , redescubrió el arte de crear la ilusión de la profundidad sobre una superficie plana, no se había hecho nada semejante desde hacía mil años.
Giotto cambió el concepto de la pintura, y en lugar de emplear los procedimientos de la pintura-escritura, propios de la edad media, del arte cristiano primitivo, creó la ilusión de que el tema religioso pareciese estar acaeciendo en ese preciso instante delante de nuestros mismos ojos.
Giotto desarrolló este nuevo hacer en sus pinturas murales o frescos (así llamados por tenerse que pintar sobre la pared cuando el estuco todavía estaba fresco, es decir húmedo). Entre sus figuras hay espacio, aire, expresión y movimiento.
Documentación: E. H. Gombrich. Historia del Arte
Fotografía: Giotto. Vista parcial del sueño de Joaquín. Padua, capilla de los Scrovegni

5 comentarios:

GLÒRIA dijo...

Me ha sabido a poco porque es muy interesante y yo no sé casi nada de este pintor tan grande que no sabría distinguir de otros grandes de su tiempo.
Mirarlo y leer tu texto ha sido un brevísimo placer.
Besos pintados al fresco (por la temperatura, claro).

Esdedesear dijo...

Lo que me chifla de Giotto es la combinación de colores. Bueno, la elección de colores. Me encantan suscuadros. Un abrazo.

Josefina dijo...

Sin entrar en las técnicas de las que no tengo conocimiento, quiero expresar la belleza que me regaló
la escena, pintada por Giotto para la Basílica de Asís, de San Francisco. El autor se sirve de los elementos naturales -montañas y árboles- para crear un leve efecto de perspectiva. Ataviado con el hábito marrón que a partir de entonces será característico de la Orden Franciscana, el personaje se inclina levemente ante el conjunto de aves que acuden ordenadamente a escuchar al santo. Una escena no exenta de ternura, que forma parte del conjunto de historias franciscanas...

Joaquim dijo...

I have a dream...

pilar dijo...

erasé una vez un angel...

para la Puig, con mi cariño