sábado, 29 de abril de 2017

Lyonel Feininger



Aunque Lyonel Feininger (1871-1956), nació en Nueva York, sus padres, músicos  de origen alemán, quisieron que se trasladara a Hamburgo para completar su formación cuando solo tenía dieciséis años. Esta doble pertenencia, americana y alemana, marcaría tanto su obra como su vida. 
En Alemania, Feininger decidió dedicarse al arte iniciándose en un género incipiente: la tira cómica. Sus dibujos satíricos y sus viñetas no tardaron en ser publicados en revistas alemanas y francesas. En 1906 poco antes de mudarse a París, firmó un contrato con el Chicago Sunday Tribune, para el que Feininger creó The Kin-der-Kids (Los niños KIn-der) y Wee Willie Winkie´s Word, (El mundo del pequeño Willie Winkie), tiras que se cuentan entre las manifestaciones más tempranas del cómic universal.


 

El hombre blanco, 1907 
              
Feininger, fue dejando de lado la caricatura para volcarse, de forma natural y progresiva en la pintura. Aunque en sus primeros cuadros mantuvo un vinculo con la caricatura, centrándose  en escenas callejeras y personajes exagerados. Entre 1906 y 1908 trabajó en una línea más abstracta,adoptando un lenguaje basado en las líneas rectas y los planos fragmentados de color, una suerte de cubismo expresionista figurativo que se convertiría en una de sus marcas originales.


Church of Heiligenhafen 1922

En 1919, Walter Gropius le invita a formar parte de la Bauhaus, junto con Klee, Kandinsky y otros artistas. Su trabajo se centró en dirigir el taller de grabado, del que Feininger fue maestro hasta su cierre en 1932 por las autoridades nacionalsocialistas. Su trabajo en la Bauhaus le hizo desarrollar en profundidad la técnica del grabado en madera, lo cual le permitió ahondar también pictóricamente en el juego de planos. Con la llegada del nazismo, su arte fue tachado de degenerado y en 1937 decide regresar a Estados Unidos donde vivió hasta su muerte en 1956.


Casas parisinas, grabado en madera a la fibra sobre papel 1919

Lyonel Feininger, es una "retrospectiva concentrada" de la trayectoria del artista con casi cuatrocientas obras y documentos, procedentes de diversas colecciones públicas y privadas de Europa y Estados Unidos, que desde el 17 de Febrero al 28 de Mayo se exhibe en las salas de la Fundación Juan March, en Madrid.

Fuente del texto: Fundación Juan March
 

3 comentarios:

gloria abras pou dijo...

Me gusta más el pintor que el dibujante de tiras cómicas que ya apunta maneras. ¡Cuánto Arte hubo de sacrificar la Bauhaus a las órdenes del nazismo!
Gracias, Pilar y besos siempre.

Barbebleue dijo...

pilar, no hay un degenerado que no me guste!!!

pfp dijo...

coincido contigo, Gloria, el pintor tiene otra profundidad otro horizonte...

Barbazul, todos los degenerados tienen su punto, ven la vida desde otra perspectiva, a menudo tan lejana que me dan envidia.

Gloria, barbazul, besos a los dos