martes, 13 de diciembre de 2011

a propósito de Mtsensk



En la región de Orel, en el corazón geográfico de Rusia, en una pequeña hacienda del distrito de Mtsensk, sitúa Nikolai Leskov (1831-1895) la shakesperiana protagonista de su novela Lady Macbeth de Mtsensk; mujer de impetuoso carácter, poco dispuesta a dejar pasar su vida en la oscuridad mortal del aburrimiento y el abandono de su marido, que no duda en utilizar el crimen para conseguir sus fines. (Relato basado en un suceso real acaecido en una comarca rusa en el siglo XIX).

Es Nicolai Leskov un narrador que escribe desde sus fuertes convicciones religiosas y su gran sentido de la justicia, relatando la realidad de un país anclado en las viejas tradiciones y describiendo en su extensa obra no solo las inhumanas condiciones de los campesinos en Rusia (donde la esclavitud no fue abolida hasta 1861), sino desnudando todas las esferas de la sociedad rusa, política, económica y cultural. Una literatura realista, crítica y abrupta que le granjeó odios clericales y anticlericales y gran cantidad de enemigos.

La elección del relato Lady Macbeth de Mtsensk por Shostakovich  muestra el signo realista que quería dar a su nueva ópera, que la concibió como la primera de una trilogía dedicada a la situación de la mujer en Rusia a lo largo de la Historia; "Lady Macbeth es un verdadero tesoro para un compositor, con sus caracteres vívidamente dibujados y sus conflictos dramáticos" .

Boris Kustodiev, realiza rotundas ilustraciones para la edición de esta obra en 1923, que no eluden crudeza ni erotismo junto a cierto pintoresquismo, lo que constituyó una excelente visualización previa para Shostakovich.

La historia del estreno de esta ópera, su éxito inmediato refrendado por el público y por gran cantidad de representaciones y  su posterior caída en desgracia por decisión absoluta del sangriento Stalin, es ampliamente conocida por todos. 

Fueron tiempos sombríos los que acompañan esta historia de Mtsensk, pero también, fueron tiempos oscuros y terribles los que asediaron la vida cultural de los artistas en la era stalinista, en la que dominó tan aberrante sistema totalitario,  que controló sus vidas y sus obras al capricho de críticas feroces, que les privó de libertad,  y que  propició destinos trágicos de suicidios, Vladimir Mayakovsky, y condenas a muerte Meyerhold, ambos amigos y colaboradores de Shostakovich.


Fotofrafía: La Feria, obra de Boris Kustódiev



Enlace recomendado: http://cuestiondesensibilidad.blogspot.com/2011/12/katerina-lvovna.html

4 comentarios:

Barbebleue dijo...

precioso entorno para la Lady; gracias por incluirme...

pilar dijo...

la cultura rusa, su literatura y música es apasionante, también su sociedad , influida sin duda por el paisaje, su aisalmiento geográfico y su riguroso y extremado clima, que han propiciado una Historia y unas historias inauditas...

Barbazul, siempre es un placer recomendar tu Castillo

GLÒRIA dijo...

Insólita la fotografía y excelente el texto. Cualquier adulterio bien novelado y encima musicado por Shostakovich promete lo que ya sabemos. Admiración ante la osadía del gran artista compositor y la irrefrenable rabia del diablo.

Besos del distrito de Mtsensk.

pilar dijo...

gracias Gloria, me encanta que te haya gustado la entrada, la ópera de Shostakovich lo merece todo...

desde Aravaca distrito Moncloa, besos para tí